.
       
.

Lunes Noviembre 7, 2016 07:28.- Argentina, Entre Ríos

Un prefecto mató a balazos a sus dos ex parejas en Paraná

Un vecino intentó frenarlo y terminó herido. No se hallaron denuncias previas por violencia de género

Dos mujeres fueron asesinadas a balazos en sendas viviendas de la ciudad entrerriana de Paraná y por el doble femicidio detuvieron un efectivo de la Prefectura Naval Argentina (PNA), que había sido pareja de ambas víctimas y tenía tres hijos con una de ellas, informaron fuentes judiciales y policiales.

El fiscal de la causa, Juan Francisco Ramírez Montrull, informó a la prensa que entre un homicidio y el otro, el asesino también hirió de bala a un vecino que intentó detenerlo junto a otras personas que resultaron ilesas.

Según las fuentes, el doble femicidio ocurrió anteanoche, alrededor de las 21.00, en dos viviendas del barrio Mosconi de la ciudad de Paraná, donde residían las víctimas, identificadas como Miriam Romina Ibarra (35) y Norma Milessi (45).

De acuerdo a los investigadores, Ibarra prestaba servicios en el servicio de emergencias 911 de la Policía provincial y vivía en un inmueble situado en la calle 538 s/n, mientas que Milessi, que era docente, tenía domicilio en Medus 2014.

El fiscal Ramírez Montrull explicó que Ibarra había mantenido hasta hacía dos meses un noviazgo con el imputado Orlando Ojeda (46), suboficial de la PNA oriundo de Mar del Plata y que hacía varios años estaba radicado en Entre Ríos, donde previamente había estado casado con Milessi, la madre de sus hijos.

El instructor judicial indicó que la primera mujer en ser atacada fue Ibarra, quien se encontraba dentro de su vivienda cuando le efectuaron varios balazos, que le produjeron la muerte en el acto, dijeron los informantes.

El fiscal contó que al escuchar los disparos, un vecino de Ibarra, Guillermo Suárez (27), quien “inclusive pudo ver a esta persona (por el acusado) cuando había llegado -porque lo conocía, ya que el agresor concurría habitualmente-”, ingresó a la casa de la mujer “a defender” a la víctima “y es ahí cuando lo quiere detener con otras personas”.

En esas circunstancias, el atacante golpeó a Suárez con el arma, luego efectuó varios disparos y finalmente escapó en una moto.

A raíz de esa agresión, el vecino sufrió una herida de bala leve, por lo que luego de recibir asistencia médica pudo declarar .

El vocero judicial dijo que cuando la Policía le notificó del hecho y se dirigía hacia la casa de Ibarra se “empezó a incorporar a la investigación la posibilidad de que hubiera otra víctima del mismo autor”.

“Desde la vivienda donde fue uno de los hechos y la otra hay una distancia considerable, aproximadamente habrán pasado unos quince ó veinte minutos entre uno y otro”, explicó el fiscal.

Según Ramírez Montrull, luego del primer femicidio, el acusado “se va al domicilio de su ex mujer (por Milessi) y efectúa los disparos” que la dejaron malherida, tras lo cual fue trasladada al Hospital San Martín, donde murió poco después.

Los pesquisas establecieron que el acusado Ojeda y su ex esposa ya habían iniciado los trámites de divorcio, agregaron los voceros.

Por su parte, el imputado fue detenido cuando arribó a su casa en moto y hasta el momento “no hay ninguna información de denuncias por violencia de género” previas a los femicidios. (El Día)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 

mantenerla. Sin embargo, nadie puede dudar del resultado final de la batalla de Mosul. Hay alrededor de 5.000 combatientes del Estado Islámico dentro de la ciudad, frente a una fuerza combinada de alrededor de 100.000 hombres. Los atacantes tienen el control total de los cielos, y un armamento muy superior.

Sin embargo, el aspecto más intrigante de la campaña de Mosul han sido las divergentes y a menudo opuestas agendas de los diversos componentes de la fuerza atacante. Con una rapidez sorprendente, éstas han salido al primer plano.

Apenas dos semanas después del comienzo de la ofensiva, dos de sus partidarios más prominentes -el gobierno de Bagdad del primer ministro Haider al Abadi y el gobierno turco- están envueltos en una guerra de palabras.

¿Cómo ha surgido esta crisis, y cuál puede ser la dirección de los acontecimientos en la fase siguiente?

Los milicianos chiís de las Unidades de Movilización Popular (UMP) o ‘Hashd al Sha’abi’ se dirigen actualmente hacia la ciudad de Tal Afar, que tiene una población de 100.000 habitantes, y está situada a 60 kilómetros al oeste de Mosul. Su misión es capturar la ciudad y evitar que los combatientes del Estado Islámico escapen hacia el oeste, hacia la frontera siria, sobre la carretera contigua.

El UMP está formado por unas 40 milicias chiís. Lo más significativo es que están apoyadas directamente por el gobierno de Irán. Las tres milicias más importantes del UMP son la Organización Badr, el Ktaeb Hezbollah y el grupo Asaib Ahl al Haq. Los tres son pro-iraníes y receptores del entrenamiento directo y la asistencia del Cuerpo de Guardianes Revolucionarios Islámicos (CGRI) de Teherán.

Las milicias no mantienen en secreto su naturaleza y sus objetivos. Un oficial de Badr entrevistado por este reportero, en Bagdad, en el verano de 2015, declaró que su esperanza es que el UMP desempeñe un papel similar en el futuro de Irak al que juega el CGRI en Irán. Las dos figuras más poderosas del UMP, Hadi al Ameri de la Organización Badr y Abu Mahdi al Muhandis de Ktaeb Hezbollah son ambos veteranos islamistas chiís y estrechos asociados del general Qassem Suleimani, que comanda la fuerza expedicionaria Quds de la Guardia Revolucionaria.

Las milicias chiís del UMP son, por lo tanto, una producción clásica iraní: combinando papeles políticos, militares y paramilitares/intimidatorios para maximizar el poder y la influencia iraní.

También están profundamente conectados con los centros del poder en Irak. La Organización Badr en su aspecto político es un miembro del gobierno del primer ministro Haider al Abadi. La milicia también ostenta el gobierno de Diyala, una de las provincias de Irak, donde domina a las fuerzas de seguridad oficiales.

Sin embargo, en la ofensiva de Mosul, el proyecto iraní de ejercer el poder por medio de sus representantes (proxy) está chocando con un proyecto rival de naturaleza similar, promovido por el presidente de Turquía, Recep Tayep Erdogan.

Los turcos establecieron una base militar en Bashiqa, al este de Mosul, en diciembre de 2015. Allí, los oficiales turcos se dedicaron al entrenamiento de una milicia sunita. La milicia fue organizada por Osama al Nujaifi, un ex parlamentario cercano a los turcos, y por su hermano Atheel, ex gobernador de la provincia de Nínive.

Los Nujaifis han salido a favor de una provincia autónoma en Nínive una vez que el Estado Islámico haya sido derrotado. Claramente, la intención es construir una influencia turca y sunita en el norte de Irak.

Al oponerse al esfuerzo turco, Abadi ha tratado de adoptar un enfoque moderado. Su garantía de que las milicias chiís no jugarían ningún papel en la lucha contra el Estado Islámico en Mosul formó parte de eso.

Pero para las milicias y para los que las respaldan, el gambito turco debe ser resistido. Los iraníes y sus aliados ya están comprometidos contra las milicias apoyadas por los turcos en el norte de Siria. Para ellos, la batalla en Irak es parte de la misma lucha.

Por su parte, Tal Afar es de especial importancia, no sólo por su ubicación, sino también por su historia y demografía. Se trata de una ciudad erigida junto a una vieja guarnición otomana, su población mayoritariamente turcomana es un remanente de los días en que Iraq constituía una parte del imperio gobernado por Constantinopla.

La población está dividida entre turcomanos sunitas y chiís. Sus sunitas eran pro-Saddam, y suministraban al antiguo régimen numerosos efectivos. Más tarde, muchos también se unieron al Estado Islámico. Gran parte de la población chií fue expulsada de la ciudad cuando el Estado Islámico la tomó en 2014. Las milicias chiís pueden estar buscando ahora venganza.

Turquía ha desplegado tanques y artillería en el área de Silopi, cerca de la frontera con Iraq. Erdogan advirtió que las fuerzas turcas podrían intervenir si los milicianos chiís cometen abusos contra los residentes sunitas de Tal Afar.

El gobierno iraquí está tomando la amenaza en serio. Abadi dijo que si bien Irak “no quiere guerra con Turquía, y no queremos una confrontación con Turquía”, si las fuerzas de Erdogan invaden; eso conducirá al “desmantelamiento de Turquía”.