Viernes Septiembre 22, 2017 17:17.- Argentina. Buenos Aires. San Martín

INSÓLITO: un fiscal aseguró que construir casas en barrios cerrados con programas de viviendas sociales destinadas a los más pobres, y vendarlas al mejor postor no es delito

Tribunales de San Martín, San Martín (Mi Periódico)- --Así lo aseguró uno de los fiscales de la Unidad Funcional de Instrucción 9, del Departamento Judicial de San Martín, en una insólita resolución en la que se encuentra probado que en el Barrio Altos de Podestá, un barrio cerrado ubicado en la intersección de la Av. Bernabé Márquez y las vías del Ferrocarril General Urquiza. Un fiscal que además se niega a seguir incorporando pruebas al expediente que él mismo solicitó, y que nunca fueron contestadas.

En ese lugar, el Barrio Altos de Podestá, durante el gobierno de intendente Curto se construyeron con fondos del Estado nacional alrededor de 849 viviendas bajo el Subprograma de Urbanización de Villas y Asentamientos Precarios.

Un programa habitacional destinado a mejorar la calidad de vida de la población asentada en villas y asentamientos precarios con carencia de infraestructura básica de servicios, problemas ambientales y de regularización dominial. Un programa que obviamente no tenía nada que ver con el barrio cerrado Altos de Podestá, en donde jamás existió un barrio de esas características, y tampoco hubo relocalización de los existentes.

Es decir, por lo visto, mientras por un lado se desviaban fondos sociales para construir barrio cerrado, por el otro no se urbanizaba la denominada Villa Esperanza, que linda con el mencionado barrio, cementerio de por medio, para, de ese modo, facilitar el ingreso de automóviles robados al barrio que se desarmaban en el lugar con total impunidad. Y en donde funcionaba uno de los mayores desarmaderos de vehículos robados a cielo abierto de Latinoamérica

Pero la cosa no termina ahí. No sólo se construyeron viviendas habitacionales en un lugar en el que no había ningún barrio que se pudiera asociar al proyecto, sino que, además, las viviendas fueron vendidas a particulares que pagaban importantes sumas de dinero para acceder a las mismas, por fuera del mecanismo oficial de adjudicación.

A esas personas, y luego de pagar el abultado anticipo, que iba a los bolsillos de una empresa privada encargada de vender, insólitamente, esas casas construidas con fondos del Estado, les iba a llegar la chequera para abonar la vivienda.

Pero las chequeras nunca llegaron porque, en realidad, esas viviendas nunca fueron adjudicadas por el Instituto de la Vivienda de la Provincia de Buenos Aires. Y la provincia de Buenos Aires no tiene registros de quienes ocupan esas viviendas, a pesar de que dicho organismo tenía a su cargo recuperar el dinero invertido a través justamente de esas chequeras.

Ahora se espera que el Fiscal General del Departamento Judicial de San Martín revoque la decisión fiscal, y le solicite al juez de Garantías que le dé intervención a la Justicia Federal para continuar la investigación de una múltiple y gigantesca estafa que involucra a funcionarios municipales, provinciales y nacionales, y tiene como damnificados -aunque el fiscal diga que no los hay- al Estado nacional; a los más humildes que se vieron privados de acceder a una vivienda, y todas aquellas personas que fueron estafadas por las autoridades que le exigieron un abultado anticipo para acceder a las casas. AMPLIAREMOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 


 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 


 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 



 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

río