Sábado Junio 4, 2016 20:10.- Argentina, Santiago del Estero

Tres hombres fueron demorados por el niño descuartizado, abusado y estrangulado en Quimilí

El cuerpo del niño fue enterrado hoy en el cementerio municipal con la clara y única consigna de los presentes, quienes reclamaron "justicia y prisión para los culpables".

Según informaron fuentes de la investigación, las detenciones se produjeron luego de los testimonios y contradicciones de tres de ellos, dos jóvenes y un hombre mayor. Ante "las dudas", el juez a cargo del Juzgado en lo Criminal y Correccional de IV Nominación, Miguel Angel Moreno, los demoró.

En primera instancia y tras el hallazgo del cuerpo, los investigadores detuvieron a un hombre quien, sin embargo, recuperó la libertad a las pocas horas. Se trató del dueño del lugar donde fue encontrado el cuerpo del chico.

Mientras se espera que el juez Moreno indague a los sospechosos esta tarde, en una sala de la calle Independencia al 100 se llevó a cabo el velatorio del niño Mario Agustín Salto, con gran acompañamiento de vecinos, familiares y pobladores de Quimilí, quienes ya el jueves por la noche marcharon por la ciudad en reclamo de justicia y esclarecimiento del crimen. Esta tarde se repetirá la marcha.

El cortejo fúnebre partió desde la casa velatoria a las 10.30 acompañado por una multitud, entre la familia, amigos, vecinos y compañeros de la escuela donde cursaba la pequeña víctima. La muchedumbre pasó por su casa, en el barrio San Francisco, luego por la escuela donde cursaba el 5to grado, para finalizar en el cementerio municipal de Quimilí. Allí recibió sepultura previo a una ceremonia religiosa.

Mario Salto, papá biológico del chico, hizo declaraciones a la prensa y dijo "estar muy quebrado por lo que pasó" y que lo único que espera es que detengan a los culpables o culpable.

"A mi hijo no me lo van a devolver con vida, pero que detengan a los asesinos y quiero justicia para él", remarcó el hombre, un peón rural de Quimilí.

El niño Mario Agustín Salto (11) fue encontrado el jueves descuartizado en la localidad santiagueña de Quimilí, también con signos de abuso sexual y estrangulamiento, según un informe de la justicia dado anoche.

Tras una autopsia que se extendió por más de cinco horas, la junta de médicos forenses logró determinar que el niño fue víctima de un abuso sexual y que para matarlo lo estrangularon en forma mecánica.

Las conclusiones surgen de un informe preliminar a cargo de la investigación del crimen que conmociona a los más de 24.000 habitantes de Quimilí, población rural del departamento Moreno ubicada a 190 kilómetros al sureste de la capital provincial.

El juez Moreno caratuló la causa como "violación seguida de muerte" en perjuicio del niño popularmente conocido en la zona como "Marito".

Las mismas fuentes informaron que los peritos que accedieron al cuerpo del menor advirtieron algunas características que hacen suponer que estuvo refrigerado, lo que seguramente surgirá de la ampliación de los los exámenes que en las próximas horas será elevado al juez Moreno.

Los investigadores esperaban resultados de los cuatro hombres fueron demorados.