Lunes Marzo 18, 2019.- Países Bajos

Tiroteo en Utrecht, tres muertos

Detuvieron a atacante turco, el país conmocionado

Un tiroteo en pleno día en un tranvía colmado en Utrecht iniciado por Gokmen Tanis, de 37 años de edad, de nacionalidad turca y profusos antecedentes penales, culminó con la muerte de tres personas y otras cinco con graves heridas.

Al principio el país ingresó en alerta máxima ante el temor de un ataque de matriz terrorista, hipótesis que no está excluida del todo, pero que parece más lejana en este momento, con el avance de las investigaciones y la detención de Tanis tras varias horas de permanecer prófugo. El autor del tiroteo abrió fuego contra una persona por "motivos familiares" y luego disparó a otras que buscaban ayudarla, reportó la agencia de noticias estatal turca Anadolu, citando a familiares del sospechoso.

La pesadilla comenzó a las 10:45 horas locales, en un barrio residencial de esta tranquila y pequeña ciudad universitaria holandesa, a bordo de un tranvía detenido en la zona de Kanaleneiland, área con una vasta población de inmigrantes, en el que subió el hombre que poco después comenzó a disparar con una pistola. Según un testigo, el agresor le apuntó a una mujer, a la que inmediatamente logró impactar. Algunas personas se tiraron sobre el cuerpo de la mujer tendida en el suelo para cubrirla, pero el asesino abrió fuego también contra ellos, matando a dos pasajeros más, mientras los otros intentaban escapar.

Después, quien luego por filmaciones sería identificado como Tanis, escapó en un Renault Clio rojo, que algunos testigos vieron seguir antes al tranvía. Por ocho horas el hombre no pudo ser hallado. Al hablar con el diario holandés Algemeen Dagblad y con Skynews, otro testigo dijo: "el atacante es uno del barrio, no creo que haya actuado por terrorismo".

El alcalde de Utrecht elevó el alerta de seguridad al máximo, como jamás había sucedido en Holanda, y ordenó que toda la población permaneciera en sus casas o dentro de los lugares donde se encontraba, como escuelas y oficinas.

En las mezquitas se reforzó la vigilancia, ante el temor de un ataque como el reciente en Nueva Zelanda, mientras que se aumentó también el nivel de seguridad de todos los aeropuertos, en una ciudad que quedó desierta.

Mientras los heridos eran llevados a los hospitales, entraron en acción las fuerzas antiterroristas: helicópteros y centenares de policías lanzaron una cacería humana. Durante todo el día se realizaron operativos en casas y departamentos de la ciudad, hasta lograr detener al sospechoso en la zona de Oudenoord.

Tanis cuenta con un prontuario de varias páginas, de 2012 a 2017 fue arrestado varias veces por la policía por hurto, robo, intento de homicidio, vandalismo, conflicto con armas de fuego, amenazas a la policía y un caso de violencia sexual, por el cual dentro de dos semanas debía comparecer ante un tribunal.

"No hablo con mi hijo desde hace once años, no conozco su situación psicológica, en el pasado no tenía comportamientos agresivos", dijo Mehmet Tanis, el padre del criminal, que vive en Turquía.

La policía detuvo e interrogó además al hermano del asesino, que también reside en Utrecht.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, que en los momentos posteriores al ataque había hablado de una situación "preocupante" y reunió a la unidad de crisis, luego del arresto de Tanis prefirió hablar de "motivaciones no claras". (ANSA).