.
       
.

Sábado Febrero 25, 2017 06:17.- Argentina, Buenos Aires, La Plata

Se tensa la cuerda con los docentes y Vidal sacaría el aumento por decreto

Desde la Provincia reconocen que es una posibilidad que cobra fuerza

Que el gobierno bonaerense imponga por decreto el aumento salarial de 18% que los gremios docentes rechazaron dos veces dejó de ser un rumor para convertirse en una posibilidad cierta.

El ministro de Trabajo de la Provincia, Marcelo Villegas, confirmó ayer que la administración de María Eugenia Vidal analiza cerrar “por decreto” la paritaria. Además advirtió que si los gremios mantienen el paro de 48 horas convocado para el 6 y 7 de marzo van a dictar la conciliación obligatoria.

El descuento de los días no trabajados es la tercera “herramienta” a la que apelará el gobierno para desbaratar la protesta en caso de que los maestros hagan caso omiso a una conciliación.

Es que en territorio bonaerense esa figura nunca resultó en las huelgas docentes debido a que la legislación dice que nadie puede ser juez y parte en un conflicto laboral, y como el mediador es el ministerio de Trabajo -es decir, el gobierno- los gremios han judicializado varias veces y con éxito esa instancia.

Pero entre los funcionarios provinciales están barajando “como una alternativa” para asegurar el “derecho a la educación de los chicos” convocar a voluntarios para que estén al frente de las aulas. El tema fue furor en las redes sociales y se pensó que sólo era una muestra de apoyo al gobierno de parte de la sociedad. Pero altas fuentes oficiales dijeron que se está evaluando “realmente” esa opción.

El no inicio de clases y las múltiples acusaciones cruzadas entre gobernantes y dirigentes gremiales ya son vividos por la comunidad como una experiencia similar. Aunque aquí habría que decir (en lugar de “cada día el mismo día”) “cada comienzo de curso escolar el mismo comienzo”. Se reiteran las amenazas de paro y de descontar los días no trabajados o las convocatorias firmes a huelga tras los desacuerdos paritarios y los discursos de las dos partes. El tremendo problema es que no se está hablando de una película (mucho menos de una cómica) y que en esta intolerable realidad hay casi 5 millones de niños y adolescentes y otras tantas familias en el medio.

En la víspera, el director general de Educación bonaerense, Alejandro Finocchiaro, reiteró que el paro nacional tiene “una clara intencionalidad política”. Apuntó y disparó contra Ctera, la mayor federación docente del país. La definió como “kirchnerista” y la acusó de “usar a los docentes como punta de lanza de un conflicto contra los gobiernos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal”.

El titular del Suteba, Roberto Baradel, aseguró que “hay tiempo” para que el gobierno nacional convoque a paritarias y se llegue a un acuerdo que evite la huelga, pero reafirmó que el 18% de incremento salarial que ofertó el gobierno provincial “ni siquiera sirve para pagar las tarifas que los funcionarios aumentaron, aunque haya una cláusula gatillo sujeta a la inflación”.

“Nunca sentimos que la dirigencia gremial estaba dispuesta a discutir números, condiciones salariales o educativas”, señaló el ministro de Economía, Hernán Lacunza.

“Esto jamás fue una negociación. Fue una imposición”, dijo la secretaria gremial del Suteba, María Laura Torre. Y añadió: “A mediados del año pasado reclamamos una reunión para discutir el prometido monitoreo del sueldo en base a la inflación, nos llamaron el 9 de agosto, nos dijeron que no y nunca más hubo diálogo hasta el 6 de febrero pasado, cuando nos propusieron el 18% anual en 4 cuotas trimestrales de 4,5% y negaron la pérdida de poder adquisitivo del sueldo docente en 2016”, subrayó. (El Día)