Domingo Enero 28, 2018 09:38.- Astronomía

Superluna en technicolor el 31 de enero

Coincidirán tres fenómenos, un espectáculo extraordinario

La noche del 31 de enero la Luna, luminosa y muy brillante, se "vestirá" de azul y rojo al mismo tiempo, en virtud de un evento extraordinario, que no se registraba desde hace 150 años.

El último día del mes coincidirán una superluna (luna llena que se da cuando el satélite está en su punto más cercano a la Tierra); una luna azul (no se verá de ese color sino que es el nombre que recibe la segunda luna llena en un mismo mes) y un eclipse total (o "luna de sangre", por el color rojizo que adquiere).

Esta luna será, especialmente, "un revoltijo cromático", explicó Paolo Volpini, de la Unión de Aficionados a la Astronomía italiana (UAI). "Al menos para los países anglosajones, porque será una Luna azul, pero también roja, y en el mismo día tendrá lugar un eclipse total de Luna", aclaró. Asia, Australia y la costa oeste de América del Norte podrán asistir al doble espectáculo: "hay que recordar que la 'Luna azul' es solo un modo de decir mientras que la roja se verá claramente de ese color para quienes tengan la fortuna de admirar el eclipse total", explicó Volpini. La expresión 'Luna azul" tiene orígenes anglosajones: "Blue Moon" es un dicho popular que deriva la expresión "once in a blue moon" (una vez cada luna azul), para indicar un evento extraordinario. "No está relacionado, por lo tanto, con el color, ni siquiera con un fenómeno astrológico verdadero, más bien es una particularidad del calendario", agregó. Volpini explicó que se habla de luna azul "cuando en un mes se dan dos lunas llenas, algo que sucede solo cuando en el mismo mes se verifican cinco fases lunares, ya que por lo general son cuatro".

El mismo fenómeno se producirá en el mes de marzo, lo que dará lugar a un evento muy particular: un mes de febrero con tres fases lunares, en lugar de las cuatro habituales.

"Se trata de una curiosidad del calendario más bien rara que se repetirá recién en 2031", concluyó.

Más allá de las fases cromáticas, la que resplandecerá en nuestros cielos la noche del 31 de enero será antes que nada una Superluna, es decir, una luna llena próxima al perigeo, el punto de distancia mínima que el satélite puede alcanzar de la Tierra, con un efecto visual desde nuestro planeta que la "hace parecer un poco más luminosa y más grande de lo habitual", subrayó, por su parte, Gianluca Masi, responsable del Virtual Telescope. Según Masi, "la próxima superluna se verá alrededor de un 7% más grande y más luminosa que lo habitual".

Como la órbita de nuestro satélite es elíptica, explicó Masi, hay momentos en que la Luna orbita muy lejos de la Tierra y otros en los que pasa muy cerca. "La distancia media es de 384.000 kilómetros y el 31 de enero la Luna estará a casi 359.000 kilómetros de la Tierra", afirmó.

Será una gran oportunidad para observar ese fenómeno ya que para volver a ver una superluna habrá que esperar un año.

El eclipse iniciará a las 10.51 (GMT), tendrá su momento máximo a las 12.51 (GMT) y finalizará a las 16.08 (GMT). Ese huso horario universal corresponde a poco antes del amanecer, por lo tanto habrá que madrugar para poder ver la luna roja.

Quienes no se encuentren en las zonas de observación podrán apreciar el fenómeno por streaming en vivo a través del sitio de la NASA y del Virtual Telescope Project.
(ANSA).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 


 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 


 

 

 

 

 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 


 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 


 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 



 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

río
 
 
 
 
 

Alejandro Rosado es una tentativa de homicidio agravado. Sin embargo, no hay ni un policía preso, y sí hay manifestantes detenidos”, cuestionó la abogada Gabriela Carpineti, de la CTEP, que patrocina al joven gravemente herido. “Aportamos una docena de testigos, primero ante Procuvin (Procuraduría de Violencia Institucional) y luego en el juzgado. El problema es que el Ministerio de Seguridad entorpeció, mintió, y el juez Torres dejó que eso sucediera, y ahí es donde hay riesgo de impunidad para la fuerza. El deber de investigar es del juez. Es correcto que haya hecho la denuncia. Ahora hay un conjunto de medidas que deben seguir produciéndose”, agregó Carpineti.

El sumario administrativo policial que está en poder del juez Torres dice que un principal de Asuntos Internos se puso en contacto con el jefe del GOMF, el comisario Hipólito, y que éste le dijo que como era un tema tan trascendente, que aparecía en filmaciones y estaba en todos los medios, ya se había puesto a juntar información antes de que se lo pidieran. Así fue como consultó, según figura en esas actuaciones internas, y verificó que en Hipólito Yrigoyen y Tacuarí había estado el GOMF número 1. En el sondeo interno le hablaban de Barisone. Cada grupo está formado por cinco motos y diez efectivos. Consultó al principal Ortega, que había estado a cargo de esas motos, y éste le dijo que por las averiguaciones que había hecho se trataba de Barisone. Con esa información el juez mandó a concretar la detención.

El policía acusado prestó declaración indagatoria el 29 de diciembre y dejó boquiabiertos a los investigadores cuando les dijo que no se veía a sí mismo en las imágenes pero que tampoco podría decir quién era la persona que pasaba por encima de Rosado. Intentó zafarse con el argumento de que se sentía mal, que llevaba 48 horas de trabajo, que tenía sueño y hambre, había sufrido un desgarro en medio de la represión y la moto andaba zigzagueando. Además se quejó de que, como es nuevo, le habían dado “la peor” moto. “Era la primera vez que iba a una movilización grande y estaba aturdido y gaseado por el gas lacrimógeno”, buscó victimizarse. “En ninguna de las fotos tampoco me veo”, insistió. Dio vueltas, pero en ningún momento negó ser el autor de las graves lesiones al chico. Ante esta situación, para hacer un cotejo, Torres decidió convocar a declarar como testigos a los policías que lo habían identificado en el procedimiento interno. El único que sostuvo su relato fue el policía a cargo de la investigación de Asuntos Internos.

Hipólito, que declaró el jueves último, cambió la versión que había dado a Asuntos Internos según la cual se había puesto a investigar apenas vio las imágenes de Rosado en los medios y comprendió la gravedad de la situación. Esta vez dijo que no supo qué había pasado hasta que lo consultó Asuntos Internos y que ni siquiera había visto el video viralizado. Las referencias a Barisone dijo que se las dio Ortega y que lo había identificado por “la contextura física” y en especial “la altura”. Cuando le preguntaron en el juzgado si a partir de esos datos que obtuvo tomó alguna medida para identificar al personal que conducía la moto dijo que no. Todo lo que informó, sostuvo, fue en base a lo que Ortega le había señalado. ¿Qué dijo Ortega? Que no podía determinar con certeza quién era el hombre de la moto ya que “el video no era nítido, pero por la contextura física de la persona que conducía la moto en cuestión, sería Dante Barisone (…) no lo aseveré, siempre hablé en potencial, le dije que sería Barisone, teniendo en cuenta la contextura física, no el rostro, porque era bajito”. Como se ve en las imágenes todos los agentes estaban con casco, no se les veía la cara y tenían trajes oscuros que los cubrían de pies a cabeza.

–Aunque estaba sentado en la moto ¿fue la única característica (la estatura) que le permitió identificar a Barisone?- le preguntó a Ortega un secretario del juzgado.

–Sí –sorprendió el policía. Luego agregó que se enteró de la detención al día siguiente, cuando fue a trabajar.

Torres decidió dictarle falta de mérito a Barisone, lo que implica que queda en una situación intermedia: ni procesado ni sobreseído. Planteó que no podía quedar detenido por el estado de duda que generaban las declaraciones de los policías. Ayer, además, decidió hacer lo que en la jerga jurídica se llama “extraer testimonios”, que quiere decir hacer una denuncia penal, en este caso contra el comisario Hipólito y el oficial principal Ortega, por posible encubrimiento, lo que incluiría un intento de entorpecimiento y presunto falso testimonio.

Torres le pidió un nuevo informe al Ministerio de Seguridad. Uno de los problemas para saber quiénes son los policías agresores es la ausencia de identificación. Ya sea porque tienen una numeración que no está a la vista o porque tienen, algunos, la patente tapada o camuflada, o no la tienen. El informe policial decía que Barisone había usado la moto número 3333, pero el agente dijo que no era esa sino la número 1625. Lo cierto es que, hasta ahora, por las imágenes ese dato no fue corroborado. (Página 12)