Domingo Enero 20, 2019.- Noticias del mundo | España

Rescate de Julen, el niño del pozo de Totalán (Málaga)

Se cumple una semana justa de la llamada de alerta. Una capa de roca dura ha ralentizado el ritmo de la perforación durante la noche, que supera ya los 33 metros. Mientras, se prepara el terreno alrededor de la cavidad para que los mineros asturianos puedan actuar con rapidez.

 

A las 13.57 horas del domingo 13 de enero, sonó un teléfono en el centro de emergencias 112 de Málaga. Al otro lado se identificó una mujer que dijo: “Un niño ha caído por un agujero pequeño, de unos 40 centímetros de diámetro. Hace falta un rescate. La madre está llorando y gritando”. La mujer y su marido eran dos senderistas que escucharon gritos procedentes de una finca cercana en Totalán. Allí, el dueño del terreno y su mujer, primos de la pareja que había perdido al niño, no acertaban a llamar el 112 presos de un ataque de pánico; fueron los propios senderistas los que tomaron la iniciativa. Manuel Jabois reconstruye lo ocurrido desde entonces.

La perforadora que ayer sábado comenzó los trabajos para realizar un túnel vertical paralelo al pozo en el que cayó hace ya una semana Julen ha alcanzado a primera hora de este domingo 33 metros de profundidad de los 60 necesarios.

Los trabajos se han ido ejecutando durante toda la madrugada y a las siete de la mañana de este domingo se ha llegado a esa cota, a las 10.00 ya iban por más de 40 metros. Una vez alcanzada la altura en la que se calcula que está el menor, los mineros de la Brigada de Salvamento de Hunosa harán a mano un túnel horizontal de unos cuatro metros para llegar a él. Una cápsula, ideada y fabricada estos días para bajar a los expertos, ya está en el lugar. El trabajo de los mineros llevará, según las previsiones iniciales, unas 20 horas.

Los padres de Julen, Victoria García y José Roselló, siguen descansando desde la noche del jueves en una casa cedida por una vecina de Totalán, muy cerca de donde se realiza su trabajo y custodiada por la Guardia Civil. Allí están recibiendo la visita de algunos familiares y amigos.

Ángel García Vidal, ingeniero que coordina los trabajos de rescate de Julen no va a dar hoy informes a la prensa. De momento solo se sabe que se avanza de forma lenta y que el terreno está resultando muy duro de roer.

Desde que saltó la alarma en Totalán, muchos han puesto en duda que el niño cupiera por el pozo o que llegara a caer. Sin embargo, una foto que publica El Mundo lo confirma. El pequeño estaba comiendo una bolsa de gusanitos minutos antes de precipitarse por el pozo de la finca familiar donde pasaba el domingo con sus padres. Un familiar lo fotografió cerca de la prospección. Fuentes de la Guardia Civil han confirmado al diario que la bolsa encontrada en el pozo es la misma que tiene el niño en las manos en la foto.

“No se conoce ningún rescate así en todo el mundo, pero pensamos que a problemas nuevos, soluciones nuevas”, dice Moreno, jefe de los bomberos. “Nos conjuramos. Cuando nosotros vamos a una emergencia hay un compromiso absoluto, pero en este caso hay algo más porque la situación es la que es”. Desde ese domingo y hasta el miércoles por la noche, cuando tuvo la primera conversación con medios periodísticos, Moreno durmió en total seis horas. El sábado, seis días después de la llamada del 112 por la caída de Julen al pozo, había dormido nueve.