.

Sábado Mayo 6, 2017 15:03.- Internacional, Rusia

Ni Siria ni Corea del Norte: ya hay otro 'candidato ideal' para ser atacado por EEUU

Los controvertidos resultados de las recientes acciones bélicas de EEUU, así como las características propias del sistema político y económico del país norteamericano, empujan al presidente Donald Trump a valorar un nuevo objetivo para un ataque militar. ¿Pero cuál?

Por un lado, el súbito ataque de EEUU contra el aeródromo sirio de Shairat, tras las acusaciones contra Damasco de haber perpetrado un supuesto ataque químico, fomentó la imagen de Trump como un político que no se cierra al uso de la fuerza y la presión mediática para solucionar los conflictos internacionales, opina Iván Danílov, economista ruso y autor de un popular blog sobre geopolítica.

Por otro lado, el fracaso probado de este mismo enfoque en el caso de Corea del Norte —que llevó a cabo pruebas de misiles balísticos bajo las amenazas de acciones militares por parte de EEUU—, perjudicó esta misma imagen, y la Administración Trump podría estar ahora pensando en repararla.

La industria militar estadounidense posee una enorme influencia en la economía del país y, por consiguiente, en la vida política de EEUU. Por ello, seguir los intereses de este sector es crucial para cualquier presidente, especialmente cuando "este presidente carece del apoyo de las élites estadounidenses, como Trump", afirma el economista.

Pero, llegados a este punto, surgen una serie de problemas o, mejor dicho, restricciones. Un conflicto realmente grande perjudicaría a la economía del propio EEUU al acabar con las redes logísticas internacionales necesarias para la prosperidad de las corporaciones globales, muchas con sede en la nación norteamericana. Además, el mismo Trump prometió acabar con "las guerras sin mucho sentido" en el extranjero.

Esa fue la razón, según Danílov, que explicaría que finalmente no se destaran guerras en Siria y en la península de Corea, a pesar de las fuertes declaraciones y demostraciones de fuerza.

En Siria, el riesgo de enfrentarse directamente con las tropas rusas —y el correspondiente riesgo de que se produjera una escalada global— eclipsó cualquier posible ventaja relacionada con un ataque.

En Corea del Norte, la amenaza de un serio incidente nuclear o de una sangrienta guerra regional, también disuadió a Washignton, que no quiso poner en riesgo a sus aliados: Seúl y Tokio. Además del fuerte descontento que generaba en Pekín y Moscú una posible agresión, opina el experto.

Más aquí: ¡No abran la Caja de Pandora! Seis sólidas razones para no bombardear Corea del Norte

Entonces, ¿dónde puede EEUU mostrar su poderío sin correr estos riesgos? La respuesta, según el experto, es sencilla: Irán.

La 'tormenta perfecta' para Teherán

Danílov enumera una serie de factores que hacen que la acción militar contra Teherán sea casi "buscada" por EEUU.

Al atacar Irán, Trump se impondría sobre el 'débil' Barack Obama, que firmó con el país persa "el peor acuerdo de la historia", según las palabras del propio presidente. Además, prometió durante su campaña electoral mantener una postura dura con el país persa.

Una guerra contra un rival tan fuerte como Irán necesitaría de enormes inversiones en Defensa y justificaría cualquier aumento del presupuesto militar. Por eso sería 'elogiada' por la industria armamentista de EEUU.

Los aliados más cercanos de Washington en la región, Israel y Arabia Saudí, consideran a Irán como su rival principal, así que cualquier acción militar sería apoyada políticamente o militarmente por ellos. Israel tiene su propio y potente Ejército, mientras que Arabia Saudí está entre los mayores compradores de armas estadounidenses.

Un conflicto a gran escala en Oriente Próximo dispararía los precios del petróleo, lo que beneficiaría tanto a la industria petrolera de EEUU como a la saudí.

Entre las 'consecuencias favorables' del colapso de Irán para EEUU también figuran los problemas que ocasionaría en China, dado que Teherán es un importante proveedor de crudo del gigante asiático.

Además, el vacío de poder dejado por el colapso del país sería rápidamente llenado por grupos radicales que amenazarían a los países cercanos, entre ellos Rusia.

Finalmente, la caída de Teherán perjudicaría enormemente al proyecto geopolítico más ambicioso de China —'La franja económica de la Nueva ruta de la seda"—, que da una gran importancia a Irán y sus vecinos.

Teniendo en cuenta todos estos factores, un ataque contra el país persa "resulta casi 'lógico' para EEUU", afirma el experto.

Entre los riesgos y las desventajas de esta operación militar, sin embargo, se puede destacar el rearme de Teherán, sobre todo por la presencia de los sistemas antiaéreos rusos en el país. Además, los aliados europeos de EEUU parecen estar en contra de suspender el acuerdo nuclear, ya que las empresas de la UE gozan ahora de acceso a los vastos recursos de Irán y a su mercado interior.

Los tambores de guerra

El riesgo de una invasión estadounidense en Irán pone a Rusia en una situación incómoda. "No se puede entrar en guerra al lado de Irán ni tampoco apoyar un ataque así", estima Danílov. Así que "la variante ideal sería lograr una solución diplomática a las tensiones con el apoyo de la UE y China".

No obstante, todavía es temprano para buscar variantes, ya que "primero vamos a ver con qué planes regresará Trump de su próxima gira por Israel y Arabia Saudí", concluye el analista. (sputniknews)