Viernes Diciembre 1, 2017 19:18.- Argentina | Ciudad Autónoma de Buenos Aires

"No puedo dejar de ser opositor y ejercer el derecho de resistencia pacífica "

El juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Raúl Zaffaroni, desarrolló a lo largo de treinta y dos puntos las razones por las cuales se define como opositor al Gobierno en respuesta al secretario de Derechos Humanos. Claudio Avruj envió una carta a la CIDH quejándose por la presencia del ex miembro de la Corte Suprema y cuestionándolo por su carácter de opositor. Zaffaroni repudió "el insulto" de Avruj, detalló el deterioro institucional que se vive en el país como lo demuestran la prisión de Milagro Sala y las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

El exministro de la Corte Suprema e integrante de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Raúl Zaffaroni, publicó una extensa carta para repudiar una nota enviada por el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, a los integrantes de la Corte IDH, en la que transmite la "preocupación" del Gobierno nacional por la presencia de Zaffaroni en ese organismo internacional al calificarlo como "opositor a la actual administración argentina" y advertir sobre una posible influencia sobre el resto de los magistrados. Advertencia que el exsupremo calificó de "insulto".

"No puedo en este momento de regresión protagonizado por la administración de la que usted forma parte, dejar de ser opositor y ejercer toda la resistencia pacífica y no violenta que pueda", aseguró Zaffaroni en su carta a Avruj, de la que da a entender haberse enterado a partir de que la misiva circulara entre los jueces de la Corte IDH, y enumeró 32 acciones de los dos años de Cambiemos por que fundamentan su posición crítica. Entre las que mencionó, el uso de prisiones preventivas para encarcelar a dirigentes opositores, la detención de Milagro Sala, la persecución sobre jueces, sindicalistas y trabajadores; y los operativos represivos en los que murieron Santiago Maldonado y Rafael Nahuel. al mismo tiempo, advirtió que "los medios monopólicos encubren los excesos de la actual administración".

"Veladamente da a entender que podría influir en mis colegas. Nada lo autoriza, secretario, a tomarse la atribución de sospechar de todos nosotros, porque no soy un inmoral ni mis distinguidos colegas", le recordó Zaffaroni a Avruj respecto de la posible influencia suya dentro del organismo que esta semana emitió una cautelar para que el Gobierno de Mauricio Macri ordene la liberación de Milagro Sala y ponga en marcha las medidas de resguardo de la dirigente social.

En otro tramo de la carta pública, Zaffaroni sostiene que el escrito de Avruj confirma "el grosero debilitamiento del Estado de Derecho en nuestro país y de sus pulsiones de intolerancia al pluralismo democrático" con la pretensión de prohibirme "expresar libremente mi opinión como opositor", sobre lo que le recordó que no está afiliado a ningún partido político ni realiza política partidista.

"Mi único compromiso es con el derecho y con los Derechos Humanos", sostiene Zaffaroni y resalta que "en ningún momento he puesto en duda la legitimidad electoral del actual gobierno, pero eso no me inhabilita para reprocharle el creciente deterioro del Estado de Derecho". En ese sentido, el exsupremo aseguró que sus juicios contra "el peor Gobierno que hemos tenido los argentinos desde la vuelta a la democracia hace treinta y cuatro años", se fundan "en hechos concretos".

El especialista en derecho penal recordó el intento de la Casa Rosada de nombrar a dos ministros de la Corte Suprema “en comisión” por vía de decreto, el impulso de los "juicios políticos a los jueces que no responden a las instrucciones del Ejecutivo", el traslado de jueces de distintos tribunales por decreto del Ejecutivo, y, en definitiva recordó las manifestaciones públicas del Ejecutivo sobre "que desea 'jueces propios'". Por lo que también recordó el "coaccionar de todas formas a la (ex) Procuradora General de la Nación", Alejandra Gils Carbó.

Zaffaroni también alertó sobre las acusaciones públicas contra los abogados laboralistas, a los que Macri tildó de “mafiosos” y el avance contra los jueces de la Cámara del Trabajo "por el contenido de sus sentencias favorables a trabajadores", además de "estigmatizar y desacreditar públicamente a todo el sindicalismo argentino".

El magistrado denunció las acciones para "disfrazar con diversas prendas a los opositores detenidos con excusa de seguridad y mostrarlos de este modo a los medios masivos" y el peligro de "sentar como jurisprudencia de Cámara Federal la presunción de que todo ex-funcionario puede interferir investigaciones en su contra". Y, en el mismo tono, recordó la lista de "650 personas como los molestos al gobierno, a quienes habría que mandar en un 'cohete a la luna'" o las decisiones que llevan a "acallar la voz de periodistas críticos de los medios de comunicación".

Zaffaroni no olvidó los dos años de prisión que lleva "Milagro Sala y sus compañeros, cuando no están dados los presupuestos legales, por parte de un Poder Judicial provincial manipulado políticamente" y apuntó contra sus excompañeros de la Corte Suprema por no resolver su situación.

El exjuez de la Corte dedicó dos párrafos especiales para ratificar su posición ante el caso de Santiago Maldonado, uno de los puntos que Avruj habría criticado en su misiva a la Corte IDH. "Parece usted plegarse, secretario, a la idea de que éste paseaba por el borde de un río y de repente se zambulló voluntariamente en las aguas frías con ropa de abrigo, en tanto que los medios monopólicos que encubren los excesos de la actual administración difundían la falsa noticia de que se hallaba en Entre Ríos o en Chile", le señaló.

Tanto para el caso de Maldonado como el de Nahuel —"con un disparo en 'legítima defensa' por la espalda y de abajo hacia arriba, mientras la ministra de Seguridad se atiene estrictamente a la versión de quienes dispararon—, entre otros, Zaffaroni alertó las "reiteradas ocasiones de represión en forma irracional" llevadas adelante por el Gobierno. Y subrayó el posicionamiento del Gobierno expresado por la vicepresidenta, Gabriela Michetti, de "considerar que opera una duda beneficiante para cualquier homicidio cometido por fuerzas de seguridad".

"Su escrito no hace más que confirmarlo, pues pretende privarme del derecho constitucional y convencional a ejercer los atributos de mi ciudadanía y, por ende, a expresar libremente mi opinión como opositor", le dedica el magistrado de la Corte IDH a Avruj y cierra: "Deploro profundamente sus líneas, no obstante lo cual, no dejo de saludarlo atentamente, con mi más distinguida consideración." (Página 12)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 


 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 


 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 



 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

río