Lunes Mayo 6, 2019.- Israel

Netanyahu: “la batalla no ha terminado”

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) le dieron un "poderoso" golpe a los grupos terroristas Hamas y Jihad Islámica Palestina (JIP) en Gaza durante la última escalada, afirmó el primer ministro, Benjamín Netanyahu, al referirse al cese del fuego alcanzado con esos grupos.

"En los últimos dos días, le dimos un poderoso golpe a Hamas y la Jihad Islámica", expresó Netanyahu. "Atacamos más de 350 blancos, golpeamos a líderes y funcionarios terroristas y destruimos 'torres terroristas'".

Netanyahu agregó que a pesar de la tregua; la batalla contra Hamas no ha terminado.

"La batalla no ha terminado, y requerirá paciencia y un juicio cuidadoso. Estamos preparados para la continuación".

"El objetivo ha sido y sigue siendo asegurar la tranquilidad y traer seguridad a los habitantes del sur. Envío mis condolencias a las familias de duelo y deseo que los heridos se recuperen rápidamente".

El cese del fuego mediado por Egipto entró en vigencia a las 4:30 horas de la mañana de hoy, lunes, tras dos días de ataques con cohetes lanzados por las organizaciones terroristas, que controlan Gaza, y bombardeos israelíes de represalia.

Los terroristas lanzaron alrededor de 700 cohetes contra el territorio israelí, asesinando a cuatro civiles e hiriendo a decenas de personas.

Un total de 23 habitantes de Gaza murieron durante la escalada. Nueve de ellos fueron identificados claramente como efectivos de Hamas y la Jihad Islámica.

Varios diputados de la coalición criticaron el cese del fuego, diciendo que Israel no se logró los objetivos durante los combates y no se consiguió nada del acuerdo.

"El alto el fuego, en las circunstancias en las que se alcanzó, carece de logros para Israel", apuntó el diputado Gideon Saar, del partido Likud.

"El tiempo entre cada ronda de ataques violentos contra Israel y sus ciudadanos se está reduciendo, y las organizaciones terroristas de Gaza se están fortaleciendo. La batalla no ha terminado, simplemente ha sido postergada".

El diputado Bezalel Smotrich, de la Unión de Partidos de la Derecha, aseveró que Israel debería haber golpeado a Hamas lo suficientemente fuerte como para disuadirlo de futuros ataques.

"La batalla en Gaza tenía que terminar con setecientos terroristas muertos, uno por cada cohete disparado contra Israel, con un gran daño físico a Hamas, del tipo que tardara años en recuperarse, para que le sea difícil a ellos pensar en atacar de nuevo".

"No podemos obligar a un millón y medio de ciudadanos del sur a ir a los refugios cada dos o tres semanas".

Los legisladores de la oposición también criticaron el acuerdo de alto el fuego, el presidente del Partido Azul y Blanco (Kajol Laván), diputado Benny Gantz, expresó que "después de casi 700 cohetes lanzados al territorio israelí, cuatro muertos y numerosos heridos, todos ellos como resultado de la pérdida de la disuasión, [esta ronda] ha terminado con otra rendición a Hamas y a las organizaciones terroristas".

"Todo lo que el gobierno ha hecho es dejar, una vez más, la próxima batalla en nuestras puertas". (Aurora)