Sábado Abril 13, 2019.- Libia

Muertos, heridos y refugiados, reina el caos

Enfrentamientos feroces cerca de Trípoli. La crisis se agrava

Un centenar muertos, entre ellos 28 menores, más de 500 heridos, y unos 13 mil desplazados, además de la existencia de unos mil "niños-soldados" es el balance escalofriante de los enfrentamientos armados en Libia, que comenzaron el 4 de abril y tienden a agravarse.

Además, hay más de 200 niños que están heridos, reveló a ANSA el presidente de la Asociación de Médicos Extranjeros en Italia (AMSI), Foad Aodi, también consejero de la Asociación Médica de Roma, en contacto con médicos libios de varios hospitales. El número de desplazados, de gente que huye desesperada, sigue creciendo y ya superaba los 13.500, según datos de las Naciones Unidas.

Este sábado, una feroz batalla se libraba entre las fuerzas leales al gobierno nacional libio de Fayez al Sarraj -con reconocimiento internacional- y las milicias rebeldes de Jalifa Haftar alrededor de Suani, ciudad ubicada a unos 25 kilómetros al sur de Trípoli.

Al menos cinco civiles han muertos, incluida una mujer embarazada y cinco casas destruidas, desde que comenzaron ayer los combates en esa zona. Las fuerzas de Haftar, según testigos, están disparando con artillería y cohetes, asistidos por al menos un ataque aéreo, mientras que las milicias gubernamentales oponen una fuerte resistencia también con morteros y cañones.

Los hospitales en Libia, contó Aodi, "están colapsando y las solicitudes para operar en Italia a niños heridos de gravedad se han triplicado".

"Por lo que me dicen mis colegas médicos de Libia, hay muchas personas heridas que todavía están en sus hogares y la situación es dramática porque no hay sangre para transfusiones, ni material quirúrgico en los hospitales para llevar a cabo las intervenciones necesarias. Existe riesgo de una crisis humanitaria y de epidemias si los heridos no son tratados", advirtió el galeno.

La población libia, subrayó Aodi, "está abrumada por los juegos políticos y económicos internacionales que solo tienen en cuenta los liderazgo e intereses, sin la menor preocupación por la gente". Además reportó la existencia de más de 12 mil personas desplazadas, como informan los médicos y periodistas en Libia.

Por este motivo, el presidente de Amsi, también en nombre de las comunidades del mundo árabe en Italia (Co-mai), lanzó un llamamiento: "Debemos intervenir urgentemente con una sola voz y por la unidad de Libia, sin acción militar".

El número de personas desplazadas desde el comienzo de los enfrentamientos armados en Trípoli y sus alrededores ha superado los 13.500, dijo hoy la Oficina de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA).

Se trata de una nueva "actualización" sobre la situación en las afueras de la capital. El reporte también afirma que unas cuatro mil personas abandonaron sus hogares en las últimas 24 horas.

Otras 4.500 personas han solicitado la evacuación de las áreas afectadas por el conflicto a zonas relativamente más seguras, pero solo para 600 fue posible garantizar una salida segura. "Las bajas tasas de evacuación se deben a los constantes enfrentamientos e informes sobre la selección indiscriminada y deliberada de los vehículos de ambulancia", se lee en el comunicado de OCHA.

Ha ese cruento panorama se agregó una denuncia sobre la utilización de menores como combatientes.

"En Libia, en los últimos meses, estimamos que más de mil niños y menores han sido utilizados en combate y todavía lo son", denunció Aodi, entrevistado por ANSA.

"Se trata de un fenómeno generalizado: tienen entre 14 y 17 años y provienen de Siria, del mercado de inmigración y de familias libias muy pobres que son chantajeadas por combatientes", reveló.

Incluso aunque una solución militar definitiva en Libia parece poco probable en esta etapa, la situación en el terreno sigue preocupando a quienes, como Italia, tendrían todo para perder en un desencadenamiento a gran escala de flujos migratorios. Ese es el análisis trazado en el periódico La Stampa por Giampiero Massolo, el presidente de ISPI, el Instituto de Estudios Políticos Internacionales de Italia, fundado en 1934 y que es el "think tank" italiano más antiguo.

"Libia está en un punto muerto en el que el general Haftar parece haber sobreestimado su fuerza, incluso ante un gobierno muy frágil del presidente Sarraj. Italia, en este punto, debe esforzarse por garantizar que la situación no se precipite, ya que el estancamiento, por precario que sea, permitiría cierta defensa de las costas libias", opinó el experto.

En vista de este "objetivo urgente", argumentó Massolo, Roma no debe "escatimar esfuerzos diplomáticos" y trabajar "como prioridad" para "una convergencia sustancial de intentos entre Italia, Francia, Estados Unidos y Rusia". (ANSA).