.
       
.

Martes Julio 17, 2018 16:16.- Argentina | Buenos Aires | La Plata

Más de la mitad de los niños del GBA es pobre

Según la UCA y la Defensoría del Pueblo de la provincia, el 37,7% depende de comedores escolares

El 54,2% de los niños y niñas del conurbano bonaerense viven en condiciones de pobreza, el 63,7% padece déficit habitacional y el 37,7% depende de los comedores escolares para alimentarse todos los días. Los datos, apabullantes, surgen de un trabajo realizado por la Universidad Católica Argentina (UCA) y la Defensoría del Pueblo de la PBA en 1.332 hogares de 30 partidos del Gran Buenos Aires.

Según el informe publicado ayer, el 10,1% de esos chicos dio cuenta de haber padecido hambre, mientras que el 13,1% está en situación de indigencia. Además, uno de cada tres tiene sus necesidades básicas insatisfechas.

El Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA viene alertando sobre el impacto de la crisis en las condiciones de vida de la población. La aceleración inflacionaria, la caída del salario real y la pérdida de empleo que podría traer consigo la recesión, traerán un crecimiento de la pobreza y la indigencia en el país durante 2018, luego del retroceso registrado el año pasado (hasta el 25,7%).

Pese a que aún no están listos los resultados de su última medición, el director del observatorio, Agustín Salvia, estimó que esos indicadores volverían a los niveles de 2016. En diálogo con FM La Patriada, planteó que “hay poco colchón para sostener esta recesión, por lo cual puede ser que incluso la situación de 2016 (32,2% de pobreza) sea un poco más grave hoy”. Días atrás, la Conferencia Episcopal había publicado un documento en el que pidió “que las políticas de ajuste no se apliquen sobre los pobres”.

Salvia explicó que esos problemas económicos llevan a que los “sectores de clase media baja caigan en situación de pobreza por ingreso” pero también a que “se profundice la pobreza, incluso la indigencia, dado que los programas sociales constituyen un piso mínimo de ingreso, sin los cuales la pobreza y la indigencia se duplicarían en nuestro país”. Para el especialista, parte de la mejora de 2017 por la recuperación del consumo en sectores medios bajos, producto del crédito y el repunte del consumo, se dio en “una situación vulnerable”. (El Economista)