.
       
.

Lunes Abril 30, 2018 12:21.- Argentina | Cuidad Autónoma de Buenos Aires

La pobreza infantil aumentó al 62,8%, según un informe de la UCA

Un estudio marca que aumentó dos puntos en 2017; eso implica que hay casi 8 millones de menores que no alcanzan el mínimo en al menos un indicador.

Aunque el mes pasado el Gobierno celebró los datos del INDEC, los que según el organismo oficial, la pobreza entre menores de 14 años bajó del 45,8% al 39,7% y la indigencia infantil descendió del 9,6% al 7,6%. La Universidad Católica Argentina (UCA) reveló en un estudio que involucra más variables, que más de 8 millones de niños y niñas padecen algún tipo de privación.

El Observatorio de Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) explicó en un informe que la pobreza infantil creció del 60,4% de 2016 al 62,5% en 2017, esto quiere decir que unos 8.255.000 de niños tiene algún tipo de carencias. La pobreza medida afecta a los niños y niñas de entre 0 y 17 años y en el último tiempo la intensidad de las privaciones llegó al 65%, situación que, según las tendencias, se profundizará.

El informe se centra en el análisis de múltiples variables, como la vivienda, alimentación, saneamiento, salud, información y educación. Según el estudio, las privaciones afectan al 10,4% de los niños en total; el saneamiento al 24,7%; la vivienda al 30,2%; la salud al 23,3%; información al 19,5% y la educación al 18,5%.

En tanto, mientras sólo el 35% de los niños y niñas no presentan ninguna privación, el 5,9% está privado de cuatro o más variables; el 12% está privado en tres dimensiones; el 18,4% en dos y el 28,7% en una.

"Hay muchas variables para explicar estos resultados alarmantes: que la pobreza por ingresos en una familia puede bajar pero que en la estructura familiar que impacta realmente en los chicos siguen existiendo privaciones graves de vivienda digna, de alimentación o de acceso a la salud", explicó Ianina Tuñon, coordinadora del estudio sobre pobreza infantil que realizó el Observatorio de la Deuda Social de la UCA.

El informe dice: "Esta vulnerabilidad trepa al 18% en la infancia pobre en términos monetarios, 14% en la población que recibe asistencia económica del Estado y 14% en el conurbano bonaerense. Cabe destacar que el ascenso en la incidencia se detuvo en el último período interanual entre los beneficiarios de transferencias por ingresos, lo cual indica la importancia de su existencia y los límites de la misma para erradicar el problema".

"Se estima que el 24,7% de la infancia carece de acceso a agua de red y/o inodoro con descarga en el interior de su vivienda (7% carece tanto de agua como de inodoro)".

Y agrega: "Si bien entre 2010 y 2014 se registra un descenso en el déficit, a partir de aquel momento el déficit es sostenido con leves incrementos a nivel total y sin cambios en el nivel de la privación más grave. El déficit en el espacio de saneamiento es una problemática central del conurbano bonaerense (40% en 2017)".