Domingo Febrero 11, 2018 10:52.- Argentina | Buenos Aires | La Plata

La Provincia estudia otorgar a los estatales un adelanto de la paritaria

El gobierno bonaerense define por estas horas si le paga a los trabajadores estatales una mejora salarial retroactiva a enero cercana al 5 por ciento, que funcionaría como una suerte de anticipo de la negociación paritaria que recién podría cerrarse en el mes de marzo.

De acuerdo a lo que trascendió en las últimas horas, la Provincia podría disponer esa medida, en función de que no se espera un desenlace rápido de la negociación salarial tanto con los gremios que agrupan tanto a los empleados administrativos como con los docentes.

La traba central tiene que ver con la vigencia de la cláusula de ajuste automático de los salarios por inflación. Este mecanismo rigió en 2017 y ahora los gremios pretenden que también funcione este año. Pero el gobierno nacional sostiene que la existencia de esa cláusula gatillo alimentaría las expectativas inflacionarias, de ahí que pretenda desactivarla en las negociaciones que se desarrollan tanto en el sector público como en el privado. Y la Provincia no se saldrá del esquema nacional.

Las negociaciones con los gremios estatales -en realidad existieron sondeos de funcionarios con algunos representantes sindicales- pasan por una oferta extraoficial del 15 por ciento de aumento en tres cuotas. Pero, como se dijo, sin ajuste automático.

Los sindicatos pretenden al menos “empatar” con la inflación. “No podemos acordar un aumento del 15 por ciento cuando todas las consultoras hablan de una inflación para este año del 20 por ciento”, le dijo a este diario uno de los dirigentes de los gremios estatales.

En las últimas horas UPCN -el gremio que lidera Carlos Quintana- impulsó la idea del anticipo salarial. En las últimas horas se sumaron los sindicatos enrolados en la Fegeppba.

La propuesta está en manos de los funcionarios del Ejecutivo y la respuesta llegará a más tardar la semana que viene.

El apuro tiene que ver con una cuestión básica: a mediados de mes comienza la liquidación de los sueldos y los gremios pretenden que con los salarios de febrero, que se percibirán en los primeros días de marzo, los empleados administrativos perciban la mejora.

Hay otro aspecto para tener en cuenta. Enero y febrero son dos meses en los que la inflación se hará sentir fuerte e impactará de lleno sobre el poder de compra de los salarios.

De acuerdo a diversas estimaciones, el costo de vida en enero rondaría el 2 por ciento, mientras que en febrero podría trepar al 2,5 por ciento. El adelanto del 5 por ciento contribuiría a mitigar esa disparada inflacionaria en la que inciden, entre otros factores, el incremento de las tarifas y la suba del dólar que, en parte, se derramará sobre los precios. (El Día)