Lunes Abril 22, 2019.- Argentina | Buenos Aires | Tres de Febrero | Villa Bosch | Por Don Nicéforo Ordoñez. Un hombre de Ley

La nueva fuerza parapolicial urbana del "sheriff" Valenzuela se empieza a adueñar de las calles del municipio

Son civiles que visten uniformes similares a la policía y utilizan camionetas patrulleros con balizas policiales para recorre algunos sectores de las localidades Villa Bosch, Martín Coronado y Palomar. Se sospecha que el personal y los móviles son utilizados para custodiar empresas privadas con el dinero de los contribuyentes. Liberando otras zonas.

Villa Bosch, Tres de Febrero (Mi Periódico)- --Sucedió ayer por la noche, cuando personal del Comando de Patrulla Tres de Febrero a partir de una denuncia identificó a dos empleados municipales que vestían ropas similares a las utilizadas por la policía y se encontraban abordo del móvil 120 del Centro de Operaciones Municipales (COM), que fue ubicado estacionado y con las balizas apagadas sobre la calle Besada entre 17 de agosto y Betharram. Casualmente a metros de la Clínica Nuestra Señora de La Merced.

El personal tenía la orden de estacionarse en ese lugar por el término de 15 minutos, y luego retomar nuevamente el recorrido para después regresar al lugar por otros 15 minutos, y así sucesivamente.

Lo extraño es que en ese lugar el mapa del delito no figura como una zona caliente que justifique la inmovilización de patrulleros.

Donde antes había un chofer municipal y un policía local, ahora la municipalidad decidió bajar al policía local, más allá de los límites de sus atribuciones legales,y crear una fuerza parapolicial para recorrer algunos barrios del partido con civiles uniformados con ropas similares a la policía, equipos de comunicaciones, chalecos antibalas y móviles con balizas policiales.

La fiscal que interviene en el caso, en principio de la UFI 7, del Departamento Judicial de San Martín, califico el hecho como "Incumplimiento de los deberes de funcionario público".

Recordemos que conforme la Ley provincial 12.154 la seguridad pública es competencia exclusiva del Estado provincial y no ha sido delegada a las municipalidades.

Y fue dentro de esa Ley que aparecieron las policías locales como policía de proximidad en los municipios. Pero nunca el Estado provincial delegó las atribuciones que por Ley tiene en materia de seguridad pública hacia los municipios que ostentan según la Constitución de la Provincia de Buenos Aires una automomía de segundo grado limitada a las atribuciones que las leyes provinciales le confieran.

La Policía Local es una división de la Policía de la Provincia de Buenos Aires que más allá de cumplir un programa de seguridad diseñado con intervención municipal, esa policía no perdió la dependencia del Estado provincia cuya jefe máxima es la actual gobernadora María Eugenia Vidal.

En la Constitución se consagran los derechos fundamentales, se acota la función del gobierno para que no haya desbordes de poderes, y la totalidad de las leyes inferiores deben adecuarse a sus disposiciones so pena de ser tachadas de inconstitucionales.

Por tales motivos, que giran alrededor de una ley que rige para todos –sea gobierno o sociedad civil-, y el compromiso jurídicamente obligatorio que le impone al Estado ejercer su poder dentro del marco legal, en el Estado de Derecho florecen instituciones saludables que conducen a la rendición de cuentas, desconcentración de poder, y protección de la autonomía individual. Y ello es así porque el Principio de Juridicidad es entendido, además de su dimensión legal, en su dimensión axiológica. Se procura que no solamente haya legalidad, sino legitimidad moral.

El poder debe ser delimitado para beneficio de la sociedad y el aseguramiento de la justicia –si este no fuera el norte, el Estado no tendría moralmente razón de ser-; fácticamente, el ejercicio de sus funciones tiene que estar en conformidad con la ley para que se actúe únicamente dentro de los bordes legales; y normativamente, las reglas deben ser fortalecedoras de la institucionalidad y anuladoras de la arbitrariedad.