Lunes Febrero 25, 2019.- Salta

Llegaron a los tribunales de Orán los hermanos Castedo, imputados por el horrendo crimen de Liliana Ledesma

En medio de un fuerte operativo policial, fueron trasladados los dos imputados por el homicidio de Liliana Ledesma, hace 13 años, la pequeña productora rural que denunció en su momento a una organización narcocriminal y fue violentamente asesinada

En el marco de la causa por el homicidio de Liliana Ledesma, hace 13 años, la pequeña productora rural que denunció en su momento a una organización narcocriminal y fue violentamente asesinada, hoy fueron trasladados dos de los principales imputados en la causa: Raúl y Delfín Castedo, los hermanos llegaron desde la cárcel Federal de General Güemes hasta la Sala I del Tribunal de Juicio de Orán. Arribaron tal como estaba previsto cerca de las 9, y deberán comparecer ante los magistrados.

Según fuentes judiciales, comienza una etapa de ofrecimiento de pruebas con lo cual se fijará la fecha en que comience el juicio en la causa caratulada como "supuesto homicidio calificado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas y encubrimiento, en perjuicio de Liliana del Valle Ledesma".

Los jueces de la sala I del Tribunal de Juicio de Orán, Edgardo Laurenci, Raúl Fernando López y Laura Toledo Zamora integrarán el tribunal colegiado que llevará adelante la audiencia de debate. Los imputados son: Aníbal Ceferino Tárraga, María Gabriela Aparicio, Lino Ademar, Juan Norberto Moreno, Casimiro Torres, Patricia Alba Guerra, Raúl Amadeo Castedo y Delfín Reynaldo Castedo. El abogado de la querella será David Leiva y el defensor de los hermanos Castedo será Santos Ramón Saldaño.

El caso.

“Si algo me pasa los responsables son Aparicio y los Castedo”, esa fue la frase que pronunció Liliana Ledesma en agosto de 2006 tras asegurar que el entonces diputado Ernesto José Aparicio y los hermanos Raúl y Delfín Castedo eran narcotraficantes y era por ello que habían cerrado un camino vecinal que comunica territorio argentino con el vecino país de Bolivia. Casi un mes después y sin que a nadie se le moviera un pelo por las imputaciones de la mujer, Liliana fue brutalmente asesinada de 7 puñaladas, dos de ellas mortales, en el estómago y en el corazón, y un tajo que comienza en el labio superior y termina abriendo el inferior dejando al descubierto dientes y encías, en un claro mensaje mafioso.

Foto: Delfín Castedo, en el momento de ser detenido.