.

Domingo Octubre 9, 2016 08:59.- Argentina, Buenos Aires, La Plata

Incorporarían un civil a la cúpula de la Bonaerense para el control de los fondos

Néstor Martín había declarado siete casas y un helicóptero. Y manejaba recursos de las horas Polad

El ministerio de Seguridad estaría a punto de adoptar una medida de alto impacto: pondría a un civil a cargo del manejo de los recursos de la Bonaerense. Esta sería una de las principales derivaciones de la denuncia que la cartera que conduce Cristian Ritondo acaba de presentar contra el comisario general Néstor Martín por presunto enriquecimiento ilícito.

Martín integraba la cúpula policial y estaba a cargo de la Superintendencia de Coordinación Operativa. Tenía en sus manos la administración de recursos de la fuerza, entre ellos, los vinculados a las horas adicionales que realizan los agentes, aunque algunas fuentes sostienen que el manejo de esos fondos se realiza a nivel de las Departamentales.

Las horas Polad, justamente, están en el centro de las investigaciones judiciales por su presunto manejo irregular.

Luego de que la gobernadora María Eugenia Vidal obligara a la cúpula policial y a los efectivos hasta el grado de subcomisario a presentar sus declaraciones juradas de bienes, el patrimonio que declaró Martín sorprendió a las autoridades bonaerenses.

Detalló tener siete propiedades en La Plata, con un valor fiscal total de $ 1.500.332 y ahorros por $ 2.000.000. Declaró contar incluso con un helicóptero experimental que valuado en $ 400.000.

En su declaración indicó que percibía un salario como policía de $ 48.000 mensuales y que además tenía otros ingresos (vía monotributo) de $ 30.000 al mes. Dijo no tener auto, pero admitió que su esposa es titular de un Toyota Etios Cross modelo 2014, con un valor fiscal de $ 177.500.

El área de Asuntos Internos puso la lupa sobre los bienes declarados por Martín. Y en las últimas horas, ante la inconsistencia del patrimonio, lo denunció ante el fiscal platense Marcelo Romero por “la posible comisión del delito de enriquecimiento ilícito”. Las autoridades no descartan que el comisario general pudiera haber incurrido en maniobras de “lavado de activos”, según trascendió.

Mientras se realizaba esa investigación, a Martín le restringieron las tareas. Pero en las últimas horas se conoció que decidió solicitar la baja.

Ayer todavía no se conocía quién sería su reemplazante. Pero comenzó a circular fuerte la versión de que Ritondo buscaría encumbrar a un civil no uniformado al mando del área que controlaba Martín y que tenía a cargo el manejo de importantes recursos de la Policía.

Horas polémicas

El manejo irregular de los adicionales que realizan los policías quedó al descubierto con la detención del suboficial Patricio Masana, que fue imputado como co-autor del robo que sufrió el intendente Julio Garro en su vivienda de City Bell.

A raíz de esa causa, quedaron expuestas irregularidades en la administración de horas adicionales de la jurisdicción, tarea de la que se encargaba Masana en la comisaría Primera de La Plata, donde se halló una estructura instalada de recaudación ilegal. Massana tenía un lujoso nivel de vida, que no se correspondía con los 18 mil pesos que ganaba mensualmente

En las últimas horas estalló otro escándalo también en la Departamental La Plata, cuando un grupo de policías denunció supuestos desmanejos con los adicionales dentro del Hospital San Martín durante los meses de junio, julio y agosto.

En la denuncia se afirma que en las planillas que se utilizaban para pagar el servicio, figurarían policías que nunca lo prestaron; es decir, que están incluidos en los registros como que realizaron tareas de vigilancia por una cierta cantidad de horas cuando, en realidad, nunca habrían estado en el hospital.

Los denunciantes afirmaron que quienes cobrarían las horas Polad no trabajadas, estarían obligados a entregar un porcentaje a un “recaudador” que no identificaron, y que sería el encargado de llevar ese dinero “a los jefes”. (El Día)