Jueves Noviembre 23, 2017 07:21.- Argentina | Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Incertidumbre, sin paradero submarino desaparecido

La incertidumbre por el hallazgo del submarino argentino Ara San Juan y sus 44 tripulantes, desaparecidos hace una semana, mantiene en vilo a las autoridades y a la población, visto que no hay ninguna señal de su ubicación, pese a que medios de 12 países trabajan en su búsqueda y ahora está por sumarse Rusia.

"Al momento actual no fue encontrado ningún rastro del submarino", declaró el portavoz de la Marina argentina, Enrique Balbi, en referencia a las informaciones que circulan en las últimas horas sobre las posibles señales del ARA San Juan, desaparecido el pasado 15 de noviembre.

De este modo las pistas parecen desvanecerse a pesar del amplio operativo desplegado que incluye la participación de más de 30 unidades, entre aeronaves, navíos y vehículos submarinos, de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Noruega, Brasil, Perú, Chile, Colombia y Uruguay. Durante el transcurso del día circularon versiones del posible hallazgo de un objeto metálico, que finalmente terminó siendo falso, como así también la aparición de bengalas.

"No hay reporte de una imagen térmica"; volvieron a divisar bengalas, pero no saben si pertenecen al navío", afirmó Balbi.

El vocero de la fuerza contó que un avión con un detector de anomalías magnéticas rastrilló la zona donde el pasado martes se divisaron tres bengalas -al este de Península Valdés-, pero no se pudo localizar "nada" con los sensores utilizados.

Los buques internacionales incluso se acercaron desde distintos puntos al área de búsqueda, que incluye más de 482 mil kilómetros cuadrados. "En esa zona no hay ningún tipo de contacto que haga suponer que es el submarino", sostuvo.

En ese marco, Balbi reiteró que la búsqueda del navío está en su hora más crítica por las dificultades para la renovación del oxígeno dentro de la embarcación. "Estamos en la parte crítica en cuanto al oxígeno. Suponiendo que hace siete días no tiene capacidad de ir a la superficie y renovar el oxígeno. No descartamos que pueda estar en superficie", señaló Balbi.

Ante este triste acontecimiento, el presidente argentino, Mauricio Macri, inició negociaciones con su par ruso, Vladimir Putin, para que preste su ayuda en la búsqueda del submarino Ara San Juan. Los rusos son expertos en mares y en equipamiento militar. Incluso Putin conoce sobre la situación que se vive en Argentina, ya que debió enfrentar la tragedia del submarino Kursk, que en agosto de 2000 se hundió con 118 tripulación a bordo en el mar de Barents, al norte de Rusia.

El pasado 13 de noviembre, el submarino ARA San Juan zarpó desde la Base Naval Ushuaia con destino a Mar del Plata, a 400 kilómetros al sur de Buenos Aires. Su última posición conocida fue a la altura del Golfo San Jorge, a 432 kilómetros mar adentro.

Dos días después, el pasado miércoles, el capitán del submarino informó "un principio de avería" en el sistema de baterías y desde entonces se desconoce su paradero.

Los especialistas sostienen que el problema pudo haberse producido por la entrada de agua a través de la tubería del snorkel y eso podría haber generado un cortocircuito en la alimentación de baterías.

Las causas de la desaparición no están establecidas y, por lo tanto, no se descarta ninguna hipótesis respecto a la posición actual del submarino: en superficie, sumergido o hundido.

El ARA San Juan es un buque de ataque construido en 1985 en Alemania. La tripulación que zarpó el lunes de la semana pasada está compuesta por 43 hombres y una mujer -la primera submarinista del país.(ANSA).

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 


 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 


 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 



 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

río