Miércoles Agosto 8, 2018.- Internacional | Colombia

Iván Duque desea un pacto de unión

El mandatario anunció una serie de reformas, incluida la paz

"Quiero gobernar a Colombia con el espíritu de construir, nunca de destruir", afirmó hoy el nuevo presidente de los colombianos, Iván Duque, en el discurso de posesión, en una tarde fría y lluviosa en Bogotá.

El mandatario, de 42 años, el más joven en los últimos 70 años, le pidió a sus compatriotas establecer una "pacto" por la nación que permita superar las "diferencias".

"Los invito a que todos construyamos un gran pacto por Colombia, a que construyamos país, a que construyamos futuro y a que por encima de las diferencias estén las cosas que nos unen", afirmó Duque.

Aseguró que desde este martes arriba al palacio de Nariño (sede de gobierno) una "nueva generación" que está "motivada por el servicio y no por el ejercicio vanidoso del poder" y "comprometida con el futuro y sin anclas en prejuicios del pasado".

"Es una generación llamada a gobernar libre de odios, de revanchas, de mezquindades y con el mandato de millones de compatriotas de hacer de nuestro país una tierra grande donde los símbolos de nuestro tricolor retomen su significado", agregó el mandatario.

Anunció, eso sí, una serie de reformas que llevará al Legislativo para endurecer las penas a los corruptos, al modelo actual de justicia y para reducir los trámites burocráticos. En esa línea afirmó que realizará modificaciones a los acuerdos de paz con el grupo guerrillero FARC.

"Corregiremos fallas estructurales que se han hecho evidentes en la implementación", aseguró.

En particular, la desvinculación al acuerdo del tema que permite que el narcotráfico y el secuestro sean entendidos como delitos conexos al político, un asunto del que habló desde la campaña.

Pese a su tono de conciliación, el nuevo presidente puso el espejo retrovisor sobre lo hecho por su antecesor, Juan Manuel Santos, y criticó con dureza algunos asuntos como la violencia o el crecimiento de los cultivos ilícitos.

También se refirió a las actuales charlas de paz con el grupos guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN), de las que dijo se tomará un mes para estudiar en qué van y si continúan o no.

Hizo un mención particular a su mentor político, el expresidente Alvaro Uribe, a quien tildó de ser un "líder y un ser humano singular", lo que arrancó aplausos de quienes asistieron a la ceremonia, todos bajo sombrillas blancas y ateridos por el viento helado de la tarde.

Ese mismo viento arrancó un par de enormes banderas plegadas a las columnas del Senado, que sirvió de telón de fondo durante el acto, y destruyó con parte de la escenografía montada para la ocasión.

Pero ni la lluvia, ni el viento apagaron el discurso del nuevo presidente que prometió promover "la libertad de los pueblos de la región" y denunciar a nivel internacional "las dictaduras que pretenden doblegar a sus ciudadanos", en lo que se entendió como un mensaje a Venezuela.

Pidió a sus compatriotas, no dejarse llevar por el "odio" ni que esa sea la causa que distraiga al país de la "unión".

"No más divisiones de izquierda y derecha: somos Colombia, No más falsas divisiones entre neoliberales y socialistas: somos Colombia, No más divisiones entre istmos: somos Colombia", recordó el nuevo jefe de Estado, que exaltó la resilencia de su nación. (ANSA).