Sábado Enero 26, 2019.- Argentina | Mendoza

Hallaron los cadáveres de las hermanas israelíes en la casa de Gil Pereg

Estaban en el extenso predio al que esta mañana volvió la Policía. El ex militar fue imputado y pasó al penal.

Hallaron en la casa de Gil Pereg los cadáveres de las hermanas israelíes Pyrhia Sarusi (63) y Lily Pereg (54), que estaban desaparecidas desde el 12 de enero pasado en Mendoza. El sujeto continúa detenido en la penitenciaría provincial tras la doble imputación por los homicidios.

Los restos de las mujeres se encontraban dentro del predio donde reside el hombre de 37 años sobre calle Julio Argentino Roca al 6000, frente al cementerio municipal de Guaymallén, confirmaron a Los Andes fuentes oficiales.

Los peritos primero encontraron el cuerpo de una de las mujeres y minutos después el otro. Los sabuesos regresaron esta mañana a la vivienda donde el detenido vivía como un indigente. Con máquinas excavadoras y perros de rastreo, volvieron a revisar cada rincón del extenso terreno que ya habían allanado el viernes y sábado pasado.

Sarusi y Pereg fueron vistas por última vez el sábado 12 de enero, cuando tomaron un colectivo en calle Lavalle, de Ciudad, para dirigirse a la vivienda de Pereg en Buena Nueva. Si bien las cámaras las captaron al llegar, pasadas las 10 de la mañana, nunca se las registró al salir.

Tras la detención e imputación del ex militar israelí, Policía Científica encabezó durante toda la jornada un intenso allanamiento en la precaria vivienda, ya que allí se habían encontrado manchas de sangre que correspondían con el ADN de las mujeres.

El procedimiento contó con la participación de los perros de la Escuela de Adiestramiento Canino de Mendoza (Escam), especializados en la búsqueda de cadáveres, además de la utilización de maquinaria vial y retroexcavadoras.

Gil Pereg está imputado por homicidio agravado por el vínculo en concurso real (en el caso de su madre) y homicidio simple (por su tía).

Tras conocer los delitos por los que está acusado, Pereg dijo a la fiscal Claudia Ríos que si no lo dejaba regresar a su casa para "atender a los gatos y a darles sus medicamentos", iba a "encontrar un cuerpo", es decir, que amenazó con quitarse la vida. En consecuencia, se establecieron medidas para preservar su integridad, ya que está alojado en la penitenciaría provincial.

El israelí llegó a Mendoza hace una década y se estableció bajo dos nombres falsos: Floda Reltih (Adolf Hitler, al revés) y luego Nicolás Gil. El perfil de Pereg es más que llamativo. Figura como titular de cinco empresas en Mendoza creadas por su madre, Sarusi, quien reside en Israel. Sin embargo, los movimientos financieros no coinciden con su estilo de vida, al borde la indigencia, a la par de mantener deudas por 9 millones de pesos.

Además, el sujeto tenía un arsenal de armas en su casa, pero todas registradas. Se habla de un total de 42, entre pistolas y revólveres. También se destaca la obsesión de Gil Pereg por la seguridad en el predio donde reside, curiosamente, con una cámara que dejó de funcionar en los últimos días.

Pereg era conocido por los vecinos de la zona como una persona ermitaña y sucia. La precaria vivienda donde reside carece de agua potable, electricidad, baño y cama, además de estar repleta de gatos y perros desnutridos (y otros disecados). (Los Andes)