Martes Abril 16, 2019.- Brasil

Hijo de Bolsonaro ligado a "milicias"

Carlos Bolsonaro, hijo del presidente brasileño Jair Bolsonaro, contrató a un militar retirado sospechado de vínculos con un policía retirado al que se le imputan conexiones con las "milicias" parapoliciales que tienen bajo control un importante número de favelas de Rio de Janeiro.

El concejal carioca Carlos Bolsonaro contrató como empleado al exparacaidista del Ejército Marcio da Silva Gerbatin, quien tiene una relación de familia con otro exmilitar y expolicía Fabricio Queiroz. Ocurre que Fabricio Queiroz está en el epicentro de un escándalo con las "milicias" parapoliciales con presencia fuerte en las favelas de la zona oeste carioca, incluso en la barriada Amuzena donde el viernes último colapsaron dos edificios con un saldo provisorio de 11 víctimas mortales.

La semana pasada al hacer un balance de sus 100 días como presidente Bolsonaro agradeció especialmente el aporte de su hijo Carlos en la campaña electoral y llegó a decir que fue "gracias" él que ganó los comicios del 28 de octubre de 2018.

En el artículo titulado "Carlos Bolsonaro contrató a asesor vinculado a Queiroz", aparecido en la portada electrónica de Estado de San Pablo, se informó sobre este vínculo laboral.

Además de aportarse elementos como sobre las eventuales ramificaciones que podrían partir de este contrato, las cuales podrían llegar hasta las "milicias" formadas por policías en actividad y retirados , además de exmiembros de las Fuerzas Armadas.

Carlos Bolsonaro negó categóricamente haber contratado al exparacaidista Silva Gerbatin por "recomendación" de Queiroz, y que lo hizo debido a su calificación profesional.

El reportaje revela que el mismo exparacaidista que trabajó para el concejal Carlos Bolsonaro entre 2008 y 2010, a partir de ese año fue contratado por Flavio Bolsonaro, que por entonces era diputado estadual de Rio de Janeiro y desde febrero de este año es senador federal.

Tanto Carlos como Flavio, además de ser hijos del presidente, son parte de lo que la prensa ha dado en llamar como el "Clan Bolsonaro", un grupo con influencia considerable en la política nacional, y por supuesto la de Rio de Janeiro.

Hasta el momento se conocían los supuestos lazos entre Flavio Bolsonaro y los "milicianos" que fueron reveladas en artículos que comenzaron a ser publicados a fines de 2018 y continuaron en enero pasado, cuando el caso ganó las dimensiones de un escándalo y llegó al Supremo Tribunal Federal.

Fue en ese momento que el flamante presidente Bolsonaro reconoció ser "amigo" del presunto "miliciano" Fabricio Queiroz, además de aceptar que le prestó dinero.

El mandatario recordó que su amistad con Queiroz se remonta a los años 80 cuando ambos eran paracaidistas y desde entonces se mantuvo ese vínculo.

Fabricio Queiroz es investigado por la Justicia y en su expediente hay un extracto del Ministerio de Economía con una transferencia de dinero para la primera dama, Michelle Bolsonaro.

Las sospechas de que Queiroz está vinculado a las "milicias" se reforzaron en cuando el diario O Globo informó que miembros de esos grupos clandestinos le dieron guarida en enero pasado para evitar presentarse ante la Justicia que lo había citado varias veces a declarar. (ANSA)