.
       
.

Lunes Abril 17, 2017 07:42.- Internacional, Turquia

Erdogan obtiene una victoria estrecha, cuestionada por la oposición

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, obtuvo el "sí" que buscaba en el referéndum para ampliar sus poderes, pero la victoria fue mínima y la oposición, que critica su deriva autoritaria, ya denunció que hubo fraude.

Erdogan, de 63 años, quería un plebiscito. Según los datos difundidos en la noche del domingo por la agencia de prensa progubernamental Anadolu, el "sí" logró un 51,4%, con el 99,45% de los votos escrutados.

Según el Alto Consejo Electoral (YSK) de Turquía, la tasa de participación fue del 85% y el "sí" adelanta al "no" por 1,25 millones de votos, mientras quedaban 600.000 papeletas por escrutar.

"Un triunfo mínimo impugnado por la oposición", tituló El País de Madrid. "Erdogan gana por un pelo", resumió La Repubblica en Roma, una "victoria estrecha", según el New York Times, el mismo término que usó Le Figaro en Francia.

Las grandes cabeceras mundiales juzgaron con severidad al jefe de Estado turco este lunes en los primeros titulares de las ediciones electrónicas. El diario Die Welt de Alemania dijo incluso que esta victoria era como "una derrota".

En total, cerca de 55,3 millones de turcos estaban convocados a las urnas el domingo.

- 'Manipulaciones', según la oposición -

En un discurso, Erdogan celebró una "decisión histórica" del pueblo turco y llamó a los países extranjeros a "respetar" el resultado.

Poco después, el presidente turco mencionó la posibilidad de organizar un nuevo referéndum, esta vez sobre el restablecimiento de la pena de muerte, lo que pondría fin al proceso de adhesión de Turquía a la Unión Europea.

Tras el anuncio de la victoria de Erdogan, la Unión Europea instó al Gobierno turco a buscar el "mayor consenso nacional posible" para aplicar los cambios.

Durante la campaña, Ankara se enfrentó a una crisis diplomática con varios países de Europa después la prohibición de varios mítines a favor del referéndum, especialmente en Holanda y Alemania.

El secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, dijo que "en vista de los estrechos resultados", los dirigentes turcos "deberían considerar los próximos pasos con prudencia".

Los dos principales partidos de la oposición, el CHP (socialdemócrata) y el prokurdo HDP, denunciaron "manipulaciones" y anunciaron su intención de pedir un nuevo recuento.

Ambas formaciones denunciaron enérgicamente una medida anunciada en el último momento por el Alto Consejo Electoral Turco (YSK) de considerar válidos los votos que no llevaban el sello oficial del colegio electoral en el que fueron introducidos en la urna.

- No en Estambul y en Ankara -

Para el líder del CHP, Kemal Kiliçdaroglu, este cambio "había puesto en tela de juicio la legitimidad del referéndum".

Miles de personas salieron a las calles de Estambul con cacerolas para protestar contra los resultados, pero sin que se registraran incidentes.

Pese a la victoria, el "no" se impuso en las principales ciudades del país: Estambul, Ankara y Esmirna. Las zonas de mayoría kurda también votaron en contra.

Fadi Hakura, especialista de Turquía en el Chatham House, con base en Londres, dijo que esta fue una "victoria pírrica".

"Es una victoria para Erdogan, pero también es una derrota. Perdió en Estambul, donde inició su carrera política" como alcalde en 1994, escribió en Twitter Soner Cagaptay, experto en Turquía del Washington Institute.

- Victoria de los 'verdaderos anatolios' -

"El resultado muestra que una parte de Turquía no quiere ser fuerte y tiene una mentalidad europea, la otra parte son verdaderos anatolios", dijo durante las celebraciones en Ankara Mustafa Umit Unsal, un partidario del AKP.

La reforma prevé, en particular, la supresión del cargo de primer ministro, en beneficio del presidente, que en el caso de Erdogan ya ha sido acusado de ejercer el poder de forma autoritaria.

"Erdogan recibió el apoyo para reformar su poder autocrático sobre Turquía", sentenció este lunes el diario británico The Guardian en su edición digital.

Con esta reforma constitucional, Erdogan, que superó un intento de golpe de Estado hace nueve meses, podría permanecer en el poder hasta 2029.

El Gobierno aseguraba que la reforma es indispensable para la estabilidad del país y para afrontar los desafíos económicos y de seguridad.

Pero tanto la oposición como varias ONG criticaron que la campaña fue asimétrica y que tanto en la calle como en los medios la presencia del "sí" fue dominante.

La canciller alemana, Angela Merkel, instó este lunes a Erdogan, a buscar "un diálogo respetuoso" con todos los partidos políticos. "El gobierno [alemán] espera que el gobierno turco, después de una dura campaña electoral, busque ahora un diálogo respetuoso con todas las fuerzas políticas y en la sociedad", señaló la canciller en una breve declaración conjunta con su ministro de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel. (AFP)