.
       
.

Viernes Noviembre 18, 2016 07:18.- Por Gastón Saidman

El Dilema de la OPEP frente a la crisis de los precios del petróleo

Como todos sabemos, la OPEP (Organización de los países exportadores de petróleo), es la organización que tiene la mayor influencia en el momento de decidir el aumento o reducción sobre el nivel de producción del llamado “oro negro”.

Desde el día de sus comienzos, por el año 1960, podemos decir que la OPEP, ha intentado luchar por un mercado petrolero justo en el cual puedan entrar en el juego los países productores más chicos, ¿y esto por qué? La idea de crear una balanza comenzó con la fallida decisión de la famosa petrolera estadounidense “Esso”, siendo ya en esa época una empresa perteneciente a la potencia mundial. Esso, quiso competir contra la superproducción y las ventas masivas de Rusia, creando una repentina rebaja de los precios por barril. La decisión de bajar 10 centavos menos por barril, fue la primera ficha del dominó que creo la ola de bajas con empresas que siguieron por el mismo camino, entre ellas la famosa “Aramco” perteneciente a Arabia Saudita.

Este último movimiento en los precios el cual ningún gobierno fue advertido de antemano, creó un temblor en las empresas más chicas provenientes del tercer mundo, el temor fue tal que hasta existe el rumor que el analista matemático inglés del BBP (British Petroleum) Harlod Snow, lloró frente a sus colaboradores en su despacho, expresando con angustia su preocupación frente al cambio que según el, creará una alteración universal. Parte del mundo no podía permanecer pasivo frente a la actitud de las compañías más fuertes, el mercado exigía para el futuro una seguridad sobre los precios.

Como resultado de este suceso, el 9 de septiembre del año 1960 en Bagdad, donde de forma secreta representantes de cinco países, Arabia Saudita, Venezuela, Irak, Kuwait e Irán, se reunieron con el objetivo de montar un club privado, el cual controlará el 90% de petróleo bruto en los mercados del mundo, la OPEP.

Hoy en día la OPEP se encuentra otra vez en una etapa la cual tiene que planificar estrategias frente a un mercado que sigue jugando con los precios, pero lo interesante es ver que las empresas principales no pertenecientes a dicha organización, pero si influyentes en el comercio petrolero, bien supieron y saben ahora también realizar sus movimientos para estancar todo proceso de la OPEP, esto demostró que no todo está bajo su control.

En las últimas semanas, el mercado petrolero se vio afectado por una relevante baja de los precios que llegó hasta un 10% de pérdida. Frente a esta declinación, tanto los países productores, pertenecientes a la OPEP y los que no, comenzaron a mover estrategias para enfrentar el problema. Las empresas pertenecientes a EEUU., General Electric y Baker Hughes, se han reunido para una posible asociación la cual tendrá como objetivo, enfrentar juntas las próximas ventas en el mercado, lo que sin duda se fortalecerán frente al resto de las empresas. Esta unión representará muchas cosas, en especial la distribución en conjunto del crudo, compartiendo los gastos como las tecnologías entre sí, pero por sobre todas las cosas afectará en la competencia con otras empresas como Exxon, la cual se vio obligada a resumir su producción diaria y como ellas siguieron el mismo camino otras empresas más, pero esto es solo el principio. La OPEP, no parece estar al control del 100% del mercado. La semana pasada sacó un informe en el cual comunica los recursos de producción que cortará a los países de mayor suministro de petróleo, algo que sin duda lo coloca como enemigo principal del momento, incluso de los mismos países miembros de la organización quienes tienen la ambición de sumar su producción petrolera.

Ali Al-Naimi, Ministro del Petróleo de Arabia Saudita, país miembro de la OPEP, renegó profundamente a esta decisión. Justamente hoy en día, frente a los cambios de precios y frente a los cortes de producción que muchos países productores de crudo han activado, los países árabes sienten tener una buena oportunidad para subir el precio y aumentar la producción ante sus clientes europeos y asiáticos. Arabian oil co; y Aramco, la misma que hace 56 años se vio afectada por la decisión de bajar el precio por barril, parece que hoy toma una nueva estrategia y se pone en contra de lo que le manda el resto de las potencias y decide seguir produciendo.

Dentro de este conflicto, se escucharon los comentarios de otros países no pertenecientes a dicha organización como Brasil, un país que tiene como meta aumentar hasta 290,000 barriles por día, criticando esta reducción, aclarando que ningún gobierno puede tomar esa decisión. La OPEP es la organización que produce el 40% del petróleo mundial y siendo así, la posición tomada parecería ser que aporta a los países del primer mundo, lejos de la ideología principal con la cual se creó.

Las próximas semanas se esperan cambios drásticos, por supuesto que mucho también depende de la victoria de Trump en EEUU, lo cual mantiene en duda a muchos de los fuertes inversores que sin duda su decisión también entrará en el juego. Por el momento, no se tomó una determinación de cómo exactamente se llevarán las riendas del juego, y la OPEP no parece tener muy claro de qué lado está obligando a reducir la producción del petróleo, sabiendo que otras empresas a las cuales no tiene poder sobre ellas piensan lo contrario, pero el dilema comienza cuando esta vez, incluso países pertenecientes a la organización no parecen coincidir con su postura. Tenemos que tener en cuenta, que la OPEP está comprometida desde el primer acuerdo de Argel, siempre en aportar a que la competencia sea justa y, en este caso alinearse a la reducción sería una manera de cumplir con su objetivo, al mismo tiempo que está creando importantes diferencias con sus países aliados, que, como expliqué anteriormente, quieren aumentar su producción, en especial Irán e Irak, que por sus conflictos internos desean no ser parte de esta reducción, utilizando sus conflictos internos como excusa. De todas maneras, tendremos tiempo hasta el 30 de noviembre donde en la ciudad de Viena, la organización tendrá que llegar a un acuerdo al respecto, así después dictarle a sus países que políticas tomar frente a los cambios de precios.

Frente a la victoria de Trump

Los analistas estuvieron pendientes a las elecciones vividas el jueves de la semana pasada, y mucho se especuló de acuerdo a los precios en el mercado petrolero, más aun en una semana donde se sufrieron cambios importantes como expliqué al principio. La victoria de Donald Trump como presidente de EEUU, hizo que los precios vuelvan a normalizarse, parecería ser que el discurso tranquilizante de Trump no conmovió a los inversores, ni logró mover el mercado de una manera drástica solo para colocar de nuevo al precio a 43.90$ por barril cerrando con este pronóstico el Viernes 11 de septiembre, con unos puntos de baja. En este caso Trump, ha prometido que le dará la libertad a la OPEP de tomar la decisión que corresponda e, incluso está interesado en perforar nuevos terrenos para la producción de petróleo. Esta semana comienza una nueva etapa y, todavía estamos lejos de la decisión final de la OPEP, tendremos que ver durante la semana como se moverán los precios, y existe una leve posibilidad que despertemos con algunas subidas, lo que seguramente cambiará de forma rotunda la decisión de la OPEP. (Aurora)