.
       
.

Jueves Noviembre 24, 2016 07:39.- Argentina, Buenos Aires, La Plata

Sobres: detuvieron a ocho jefes policiales acusados de formar una asociación delictiva

La Cámara Penal confirmó la validez de la causa. Anoche seguía prófugo el ex titular de la sexta

La Sala III de la Cámara Penal de La Plata confirmó ayer la validez de la investigación judicial encabezada por el fiscal Marcelo Martini y, la jueza de garantías Marcela Garmendia, por la aparición de 36 sobres en un despacho de la Jefatura Departamental local, con 153.700 pesos que se presumen de origen ilegal y, tras rechazar los planteos de eximición de prisión, ordenó la detención de nueve jefes policiales implicados en el caso, medida que anoche ya se había concretado, salvo respecto de Julio Sáenz, ex titular de la seccional sexta, que continuaba prófugo.

Los detenidos son Darío Camerini (ex Jefe Departamental); Rodolfo Carballo (segundo jefe); Ariel Huck (jefe de Operaciones); Walter Skramowskyj (secretario) y los comisarios Raúl Atilio Frare (12ª); Federico Jurado (16ª); Sebastián Velázquez (2ª) y Sebastián Cuenca (3ª), a quienes vincularon con maniobras dedicadas a obtener grandes sumas de dinero, unos 200.000 pesos mensuales, que consideraron propias de una “asociación ilícita”.

En un extenso fallo, por unanimidad, los jueces Alejandro Villordo, Carlos Silva Acevedo y Carlos Argüero, les imputaron ese grave delito, que prevé penas de hasta 10 años de prisión para sus integrantes y, 15 para el responsable de la organización, aunque, por mayoría, con los votos de Silva Acevedo y Aguero, rechazaron los cargos por concusión y recepción de dádivas.

El único que por el momento quedó al margen del pedido de detención fue Juan Retamozo, que era el titular de la seccional de La Loma, ya que se negó a realizar el peritaje caligráfico y en sus legajos los pesquisas no encontraron una sola anotación.

La imputación más grave

Alejandro Villordo, el magistrado preopinante, que posteriormente contó con la adhesión de sus colegas Silva Acevedo y Argüero, consideró que estaría en principio acreditado que durante el período comprendido entre los meses de diciembre del año 2015 y marzo del corriente año, “un grupo conformado al menos por nueve personas”, cuatro de ellas pertenecientes a la Jefatura Departamental y las cinco restantes a distintas comisarías platenses, “integraron en forma organizada una asociación con el propósito colectivo de cometer delitos”, en perjuicio de vecinos y comerciantes.

El juez habló también de la estructura piramidal que caracteriza a la Policía de la Provincia de Buenos Aires, en alusión a que los sobres irían de abajo hacia arriba, y graficó que las supuestas actividades de recaudación ilegal se habrían extendido regularmente durante el citado lapso de tiempo.

Para Villordo, Camerini, como máxima figura en la Departamental La Plata, era quien “impartía directivas y dirigía las acciones de los restantes subordinados”. Y dijo que esa función era presuntamente complementada por Carballo, como segundo jefe de la dependencia, junto a Huck y Skramowskyj.

En la resolución se cita que efectivos de las “seccionales 3ª, 2ª, subcomisaría La Unión, 6ª, 11ª, 4ª, 5ª, 7ª, 14ª, 16ª, 8ª, 12ª, 15ª, y la División Patrulla Motorizada”, no serían ajenos a la llamada caja negra de la fuerza y se remarcó que esos policías “abusando de su cargo y amparándose en su condición de pertenecer a las fuerzas de seguridad, solicitaban y exigían en forma indebida la entrega de distintas sumas de dinero a diferentes personas, -algunos de ellos comerciantes-, para brindarles seguridad o permitir funcionar sin habilitación, o vender estupefacientes, entre otras actividades ilícitas, cuya recaudación era entregada a los Jefes Departamentales”.

En la denuncia que motivó el impulso de esta causa, formulado por un agente que aseguró haber sido apartado de sus funciones por negarse a participar de estas maniobras ilícitas, se consignó la existencia de imágenes remitidas por la Central de Monitoreo Municipal, que dieron cuenta que el pasado 1º de abril, entre las 09.05 y las 12.55, varios patrulleros, que deberían estar recorriendo sus jurisdicciones, pasaron por la Departamental.

Según Villordo, “existe una organización con cohesión del grupo en orden a la consecución de los fines delictivos comunes, elemento que cabe considerar manifestado a través de la distribución y asignación o rotación de roles ente los integrantes de la misma”.

Por todos estos fundamentos y, con apoyo de los otros magistrados, confirmó las órdenes de detención para nueve jefes policiales, ocho de los cuales, al cierre de esta edición, ya se encontraban a disposición de la Justicia y en la mañana de hoy comenzarían a ser indagados.

Se supo que Camerini, Carballo, Huck y Skramowskyj se entregaron en la DDI local, mientras que a los otros cuatro los detuvo Asuntos Internos en diferentes domicilios. (El Día)