Miércoles Abril 17, 2019.- Perú

Corrupción y muerte, Alan García se suicida

Expresidente se dispara, iba a ser detenido en caso Odebrecht

"Jamás me vendí y está probado", escribió en Twitter el expresidente de Perú Alan García, casi 24 horas antes de dispararse en la cabeza en su casa, cuando la policía iba a detenerlo en el marco de una causa por corrupción.

Su último mensaje en la red no hizo presagiar el drástico desenlace, subrayó hoy la prensa peruana, que mostró su última afirmación pública como un desesperado intento de demostrar inocencia, aunque en medio de una maraña de denuncias que lo hundían.

"Como en ningún documento se me menciona y ningún indicio ni evidencia me alcanza sólo les queda la especulación o inventar intermediarios. Jamás me vendí y está probado", redactó García en Twitter el martes 16 de abril, a las 8.28, hora de Perú.

A las 6.45 de este miércoles, y luego de que la Fiscalía determinara la prisión preliminar (preventiva) contra García, al momento de recibir la notificación en su casa, el ex presidente se desplazó a su dormitorio y se disparó en el cráneo, con los policías en el cuarto contiguo.

Pidió permiso para ir a su dormitorio de modo sereno, ningún agente lo acompañó y esto hecha sombras sobre el procedimiento, pues no se cumplieron los protocolos lógicos, deslizó una fuente judicial.

Tras dispararse, el político fue trasladado de urgencia al hospital Casimiro Ulloa y a las 7:15 ingresado en el quirófano, mientras simpatizantes de su partido, el APRA (Alianza Popular Revolucionaria Americana, luego Partido Aprista), se agolpaban en la puerta del nosocomio. García falleció luego de ser intervenido quirúrgicamente de emergencia, informó Perú 21 online.

Zulema Tomás, titular del ministerio de Salud, en conferencia de prensa, preanunció lo peor al afirmar poco antes que García estaba en estado "crítico". "Está en sala de operaciones en estos momentos. La situación es muy crítica y muy grave. Ha hecho tres paros cardíacos durante la operación", deslizó la portavoz.

La justicia peruana siguió los pagos de la empresa brasileña Odebretch a su secretario privado Luis Nava. El estrecho colaborador de Alan García habría recibido más de 4 millones de dólares en coimas de la mega constructora, según revelaciones de la prensa de Lima.

Además, el empresario Miguel Atala, investigado por presuntos sobornos millonarios, sería el testaferro y mano derecha del ex presidente peruano.

El Sector de Operaciones Estructuradas de Odebrecht aportó datos de cómo ayudó al empresario Atala (cercano tanto a Alan García como a Luis Nava), a abrir en octubre de 2007, una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA) a través de una compañía offshore creada poco antes en Panamá, llamada Ammarin Investment Inc.

La cuenta sirvió para recibir más de un millón 300 mil dólares depositados entre noviembre de 2007 y febrero de 2008, denunció el portal IDL Reporteros.

Todos los depósitos fueron hechos por otra offshore: Klienfeld Services Limited, manejada por Olivio Rodrigues, al servicio exclusivo del sector de Operaciones Estructuradas de Odebrecht. Ante estas denuncias, Atala sostuvo que los depósitos hechos por Klienfeld Services Limited, se hicieron para pagarle a Atala una deuda contraída por un familiar y socio suyo.

La jueza Canólic Mingorance pidió a la policía de Andorra investigar el caso y seguir la ruta del dinero. Y la investigación concluyó que los más de un millón 300 mil dólares no eran de Atala.

En realidad, fueron girados para Luis Nava Guibert, el ex secretario general de la presidencia de Alan García de quien Atala era testaferro. La situación del expresidente peruano se complicó en extremo en la causa.

En Perú hay un dicho que grafica el derrotero político de Alan García: "tiene más de siete vidas, más que los gatos".

El político, entre 1985 y 1990, lideró un gobierno que llevó al país al abismo económico y social, pero en 2006 se convirtió nuevamente en presidente, y plasmó una gestión relativamente exitosa.

A comienzos de los 90 evitó ser detenido por el régimen de Alberto Fujimori y se autoexilió en Colombia y Francia. También debió reconocer a un hijo extramatrimonial y la ciudadanía terminó elogiando ese gesto de su vida personal. Las reciente revelaciones de la prensa y las acciones de Nava lo volvieron a complicar, justamente en un escándalo que la semana pasada mandó a la cárcel a otro expresidente peruano: Pedro Pablo Kuczynski.

La investigación contra Nava, revelada por IDL Reporteros, resultó letal para García en un caso que también complica a otros exmandatarios y sus esposas. A Alejandro Toledo -prófugo de la justicia peruana-; a Ollanta Humala y su mujer Nadine Heredia -que estuvieron nueve meses en prisión- y a Keiko Fujimori, que cumple una condena de 36 meses acusada de lavado de dinero. (ANSA)