.
       
.

Sábado Abril 14, 2018 09:45.- Internacional | Perú

Corrupción, tema en la inauguración

La corrupción fue el tema de los discursos inaugurales de la octava Cumbre de las Américas de Lima por parte del presidente anfitrión, Martín Vizcarra, y del secretario general de la OEA, Luis Almagro.

En una ceremonia realizada en el Gran Teatro Nacional de la capital peruana, ante un auditorio colmado por unos 30 jefes de Estado y sus delegaciones, y con más de una hora de retraso, Vizcarra y Almagro hablaron de manera abierta sobre el asunto, que es precisamente el foco de la cita.

"Los convoco a conformar una alianza regional contra la corrupción con un enfoque preventivo y disuasivo en todo el hemisferio, además de una política de tolerancia cero frente a los actos corruptos", reclamó Vizcarra en su intervención.

El mandatario de los peruanos recordó que hace tan solo tres semanas debió asumir el poder en su país, a raíz de una crisis ligada aun caso de corrupción que obligó a su antecesor, Pedro Pablo Kuczynski, a declinar del cargo.

Vizcarra hizo un recuento de la manera como la corrupción afecta desde la gobernabilidad hasta la vida común de la gente, porque se instala en todos los ámbitos de la sociedad.

Dijo que de acuerdo a datos del Banco Mundial el 2% del PIB del global anual se pierde en pagos a sobornos que suman en total 1,5 billones de dólares, diez veces más de lo que del mundo invierte en asistencia para el desarrollo.

Agregó que 7 de cada 10 habitantes del hemisferio "tiene poca o ninguna confianza a en sus gobiernos" y más de la mitad de los habitantes de los países de la región "evalúa como malo el desempeño de sus autoridades en la lucha contra la corrupción".

Recordó que hace 24 años, cuando se instaló en Miami la primera Cumbre de las Américas también se "insertó" el tema de corrupción en los compromisos de los mandatarios de entonces y de ese tiempo a la fecha nada ocurrió.

"Una reciente ola de corrupción ha develado que nuestros esfuerzos no han sido suficientes. Estamos en deuda con nuestros pueblos", admitió el mandatario peruano, que propuso un frente común para enfrentar el fenómeno.

Por su parte, Almagro disparó sus dardos sobre aquellas "candidaturas mesiánicas" que surgen en tiempo de crisis y que se presentan como salvadoras, pero que ponen en riesgo a la democracia.

"Es irónico: el rechazo ciudadano a la corrupción abre el camino a candidaturas que son igual o peor que lo que se rechaza inicialmente, que se levantan de manera demagógica, como si la lucha contra la corrupción fuera una lucha contra la democracia", advirtió.

Sostuvo que "el corrupto y el opresor son parientes cercanos", pues el primero "no encuentra mejor ambiente para florecer que el de las dictaduras o el de la debilidad del Estado de Derecho".

Mientras que el opresor "desnaturaliza los derechos de su pueblo para transformarlos en riqueza e impunidad personal".

Mañana iniciarán el debate central de la reunión, cuyo eje central de discusión es la "Gobernabilidad democrática frente a la corrupción".

Esta noche, tras las intervenciones y un acto folclórico de bienvenida, los jefes de Estado y sus delegaciones se dirigirán a Palacio de Gobierno para una cena de honor presidida por Vizcarra. (ANSA).