Sábado julio 29, 2017 09:57.- Argentina, Buenos Aires, La Plata

Confirmaron que la beba fue asesinada y ordenaron la internación de su madre

Según la autopsia, murió por asfixia por sumersión. La acusada quedó alojada en Romero

La beba de casi dos meses que el jueves a la tarde fue hallada muerta en un departamento de 14 entre 57 y 58 murió a causa de “asfixia mecánica por sumersión”, según se desprende del informe preliminar de la autopsia, informaron fuentes judiciales y policiales. En otras palabras, los forenses confirmaron la hipótesis del homicidio, en el que todas las evidencias apuntan a la madre de la pequeña, la nutricionista Florencia Butti, de 36 años.

La joven fue entrevistada ayer por psiquiatras de la Asesoría Pericial que recomendaron su internación en un centro especializado bajo estrictos controles, “por la condición en que se encuentra” y considerarla peligrosa “para sí y para terceros”, dijeron fuentes con acceso a la causa.

De este modo, la fiscal Betina Lacki caratuló la causa como “homicidio calificado por el vínculo”, la jueza Marcela Garmendia dispuso que Butti fuera alojada en la Unidad 45 de Melchor Romero (para internos con patologías psiquiátricas) y pidieron que la primera familiar que llegó a la escena amplíe su declaración testimonial para aportar algunos datos.

El terrible episodio sucedió el jueves a la tarde en un departamento del sexto piso del edificio situado en el 1223 de la calle 14, donde estaban Florencia y su bebita Emilia, de un mes y 27 días. El padre, Juan Garganta (37), estaba trabajando a pocas cuadras.

Por lo que se pudo reconstruir, en esas circunstancias la mujer sumergió a la pequeña en una bañadera, causándole la muerte.

Fuentes oficiales informaron que una tía que vivía en el mismo edificio irrumpió en la escena cuando la nutricionista estaba por arrojarse del sexto piso, después de escribir una breve nota pidiendo perdón. Esta testigo encontró a Butti “en estado de shock y alterada” -completó el vocero- y pidió asistencia médica.

Emilia estaba recostada en un cambiador sobre la mesa del comedor, con la ropa puesta, pero “toda mojada”, aclaró el informante. Además, “todo estaba en perfecto estado de uso y conservación”, agregó.

Florencia le dijo al emergentólogo que su hija se había ahogado con leche, pero ante las primeras maniobras de resucitación cardiopulmonar, que no pudieron salvarla, la víctima “despidió gran cantidad de agua por la boca”, confió un pesquisa a este diario.

Butti fue trasladada a la sede de la DDI, desde donde tenían previsto llevarla en las primeras horas de ayer al cuerpo médico y a la Unidad de Melchor Romero, pero un accidente vial alteró los planes (ver aparte).

A la mañana la derivaron a la Asesoría Pericial para entrevistarse con los psiquiatras y regresó luego a la DDI, hasta que, por la tarde, se ordenó su internación en una unidad psiquiátrica. En principio quedó alojada en la 45, aunque los abogados particulares que asumieron la defensa- Alfredo Gascón y Miguel Molina-pidieron su traslado a un centro especializado situado en 6, 34 y 35, donde está internado el fiscal Fernando Cartasegna. (El Día)