.
         
.
.

Viernes Noviembre 4, 2016 21:19.- Argentina, Buenos Aires, Tres de Febrero, Pablo Podestá

Comenzó la compactación de las carrocerías secuestradas en la Villa Esperanza

Pablo Podestá, Tres de Febrero (Mi Periódico)- --Con la presencia del ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires; los intendentes de los municipios de Tres de Febrero y Morón, como así también, entre otros funcionarios, el agente fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción 5, del Departamento Judicial de Morón, a cargo de la investigación por el robo y desarme de automóviles en los fondos de la Villa Esperanza, comenzó hoy, por la mañana, pasadas las nueve, la compactación por parte del Ministerio de Justicia de la Nación, a través del programa PRONACOM - compactación de autopartes ilegales y vehículos judicializados- de las más de trescientos cincuenta carrocerías secuestradas a partir del pasado 15 de septiembre, muchas de las cuales poseían pedido de secuestro activo por los delitos, entre otros, de "hurto y robo de automotor calificado."

 

 

Fotos: el momento en que se realiza la compactación de carrocerías en el cruce de la Avenida Bernabé Márquez y la calle Combate de Pavón, junto al ministro de Seguridad, los intendentes de Morón y Tres de Febrero, y el fiscal interviniente de la Unidad Funcional de Instrucción 5 del Departamento Judicial de Morón. En otra imagen, del 15 de septiembre de 2016, personal de Cuerpo de Infantería de Ciudadela y Tigre trabajan en los fondos de la Villa Esperanza, a orillas del arroyo Morón, en Tres de Febrero, durante los allanamientos. A la derecha se observan en ese sector carrocerías totalmente desmanteladas pertenecientes a vehículos robados. Y luego una vista aérea de los fondos del barrio del 16 de septiembre.
 
.

En esa oportunidad, a partir de los allanamientos, se aseguró el fondo del barrio Villa Esperanza, y peritos policiales comenzaron con la identificación de las carrocerías.

Luego, con el apoyo de personal de la Dirección de Tránsito de la municipalidad local, dependiente de la secretaría de Seguridad, fueron trasladadas y depositadas sobre la calle Combate de Pavón, a unos 70 metros del cruce con la Avenida Bernabé Márquez, pegado al Destacamento Los Talas, del Regimiento de Granaderos a Caballo, Gral. San Martín, una zona cercana al puente de las vías del FCGU, de la estación Pablo Podestá, a la espera de ser compactadas. Compactación que finalmente comenzó hoy, con la transformación de las carrocerías de procedencia ilícita en bloques de chatarra reutilizables.

El barrio Villa Esperanza

Un barrio con tan sólo tres accesos ubicado sobre la calle Luis Ángel Firpo, entre Santiago del Estero, San Luis y el arroyo Morón, en la localidad de Remedios de Escalada, a una seis cuadras de la Comisaría Tres de Febrero 11ra. El lugar ahora se encuentra bajo vigilancia policial permanente que impide, al menos por el momento, el ingreso de automóviles de origen ilícito. Además, la Municipalidad de Tres de Febrero y la provincia de Buenos Aires tienen previsto finalizar con las tareas de urbanización del barrio, que se iniciaron años atrás para nunca se terminaron.

Barrio Esperanza, un lugar en donde operaba desde hace varios años, en los fondos, a cielo abierto, con total impunidad y bajo el paraguas protector de un aceitado sistema de corrupción político-judicial y policial una organización criminal dedicada al robo de automóviles, desarme, comercialización de autopartes, a la que se sumaba las estafas reiteradas a compañías de seguros, de los rodados que se desarmaban en complicidad con sus dueños que radicaban falsas denuncias por hurto de automotor, mientras se los coches se desmantelaban a orillas del arroyo Morón, en los fondos del barrio.

Y en la historia de la incontable cantidad de delitos que se cometían en el lugar, podemos recordar, allá por los años 2012 y 2013, el hallazgo de los vehículos de víctimas asesinadas a balazos por resistirse al robo de sus automóviles.
Uno de ellos, el del joven Héctor Picco, un estudiante de arquitectura de 23 años, asesinado a balazos en Ciudad Jardín Lomas del Palomar por motochorros que se dieron a la fuga con el Peugeot 206 de la víctima, y que luego incendiaron en los fondos del barrio Villa Esperanza, a orillas del arroyo Morón.

El otro, un hombre asesinado de ocho balazos frente a su familia cuando ingresaba a su casa de la calle Camargo y Cafayate, en el partido de Morón.

Sin embargo, curiosamente, y por ese entonces, todos los jefes policiales que debían prevenir el delito en el lugar, y sólo se dedicaban a liberar la zona, fueron ascendidos de grado y cargo por la administración Scioli. Alcanzando, muchos de ellos, las máximas jerarquías, cuando, en realidad, lo único que se merecían; era la exoneración.

Y tampoco nos olvidamos de al menos dos fiscales del Departamento Judicial de San Martín, que a partir de su complicidad, frente a un Estado corrupto, permitieron durante años que la actividad criminal en ese lugar disfrutara de la impunidad necesaria para operar con total tranquilidad.
Impunidad que, al menos por ahora, parece haber llegado a su fin. AMPLIAREMOS