.
       
.

Sábado Mayo 26, 2018 09:32.- Argentina | Buenos Aires | La Plata

Asesinaron a un corredor de motos en pleno Centro de La Plata

Mariano Anello (26) vivía en Berisso. Lo hallaron muerto dentro de su camioneta, después de chocar contra una columna en 17 y 53. Luego detectaron que tenía un tiro 9 milímetros cerca de la axila. No le robaron nada. El caso es un misterio, informó el diario El Día en su página web.

Unos 10 minutos después de las 2 de la mañana alguien llamó al 911 para denunciar que había sucedido un choque en 17 y 53 y que parecía grave, porque el conductor “no se movía”.

Los primeros policías que llegaron al lugar se encontraron con una camioneta Peugeot Hoggar de color gris contra una columna, con las dos ruedas de su lateral derecho sobre la vereda y el único ocupante tirado sobre el asiento del acompañante, inerte.

Los peritos forenses que llegaron para revisar el cuerpo, alrededor de las 4.30 de la mañana, descartaron de plano la posibilidad de un homicidio culposo: vieron en la clavícula derecha del joven un orificio de entrada compatible con un disparo de arma de fuego, por lo que se puso al tanto de las novedades a la fiscal en turno, Virginia Bravo, y al gabinete de Homicidios de la DDI.

La Policía no cree que se haya tratado de un intento de robo, porque en la camioneta encontraron todas las pertenencias del muchacho, incluidos “su teléfono celular y una billetera con una suma de dinero como la que puede tener cualquiera para moverse en la calle”, dijo un vocero.

¿Es probable que hayan intentado robarle y que Mariano procurara esquivarlos con una maniobra, justo antes del disparo?

Es una hipótesis que no se descarta.

Otra teoría es que hayan querido quitarle la camioneta, algo que para los detectives parece poco probable: “Es muy raro que roben ese tipo de vehículos”, argumentaron.

Si la chance de un intento de asalto parece poco probable para los pesquisas, la de una venganza personal es todavía más improbable para todos los que conocían a Anello.

El perfil

“Era un chico muy trabajador, que tipo 7 o 7 y media de la mañana se iba en moto para el lubricentro de su padre. Estaba casi todo el día trabajando, por eso se lo veía poco en el barrio”, contó a este diario Oscar Elías (70), quien vive a metros de la casa de la abuela del joven asesinado.

Además de ayudar a su padre en el lubricentro, Anello era empleado administrativo con un contrato en Servicios Sociales de la Policía Bonaerense, y le encantaban las motos.

Los pesquisas se concentraban ayer en la búsqueda de testigos y cámaras que hubieran registrado la totalidad de la secuencia.

Por el lugar donde ocurrió, es fácil imaginar que debe haber varias de monitoreo municipal, pero los investigadores anticiparon que “no es tan así”. Sí existen dipositivos privados, aunque -contra lo que se pueda suponer- “no todo el mundo está dispuesto a aportar ese material”, comentaron.