Sábado Febrero 10, 2018 23:04.- Internacional | México

Acapulco bajo terror

Bandas criminales toman como rehenes a los habitantes del puerto

Las cosas eran muy difíciles desde hace tiempo en el legendario puerto sureño de Acapulco, a causa de la violencia criminal, pero ahora se tornan cada vez peores.

En algunos barrios de la ciudad veraniega, bañada por las mansas aguas del Pacífico y donde se ubica una de las bahías más bellas del mundo, compitiendo con la de Río de Janeiro, la gente vive un virtual "toque de queda" y no se atreve a salir después de las 20 horas.

En las últimas 72 horas, en esta urbe que hace varios años prácticamente ya no es visitada por turistas extranjeros, excepto por los más aventureros, se han suscitado diversos tiroteos, asesinatos, incendios de buses del transporte público y persecuciones.

Por momentos pareciera como si se tratara de una ciudad siria o iraquí, sumida en una guerra civil.

Decenas de escuelas, clínicas, iglesias y tiendas han cerrado sus puertas, algunas rutas de transporte han sido suspendidas e inclusive en la zona del Acapulco tradicional, donde se ubica la famosa avenida costera Miguel Alemán, por la noche parece una ciudad fantasma.

La crisis de seguridad alcanzó su nivel más alto el miércoles cuando un bus del transporte urbano fue incendiado y dos tiroteos en el barrio Jardín Mangos sumió en el terror a los habitantes de los alrededores.

Sólo ese día se contabilizaron ocho asesinatos en esta ciudad portuaria, donde el miedo se enseñorea de los residentes y los comerciantes, a diferencia de los viejos tiempos cuando Acapulco fue el centro de reunión y residencia de las grandes figuras del jet set internacional.

Todavía los nostálgicos suelen evocar los viejos y gloriosos tiempos cuando Acapulco cuando fue residencia permanente de figuras como el actor hollywoodense y ex atleta olímpico Johnny Weissmuller, el famoso "Tarzán" de algunas películas de la serie, fallecido en esa ciudad en 1984 a los 83 años.

Ahí murió también, en la lujosa suite del hotel Acapulco Princess, el extravagante magnate Howard Hughes, fallecido en 1976, aunque hay versiones de que su cuerpo fue rápidamente llevado a Estados Unidos para evitar escándalos. Hoy en cambio Acapulco es el reino del terror, donde las bandas mantienen en constante zozobra a los comerciantes y empresarios, a quienes exigen fuerte cuotas que los han obligado a cerrar sus puertas.

Alejandro Martínez, dirigente de la Federación de Cámaras de Comercio en Acapulco, señaló que "muchos ya están pagando doble cuota" y que sólo en este año han tenido que bajar las cortinas metálicas de sus negocios unos 120 establecimientos.

El Ejército fue desplegado en zonas estratégicas de la ciudad, especialmente en la parte oeste del puerto, la más golpeada por la violencia, pero la situación no mejora, y menos de la mitad de los taxis y buses urbanos operan actualmente.

Los barrios más afectados son Jardin, Azteca, Almendros, Miramar, Jardín Mangos, Palmas, Tehuacán y Muro.

El pasado lunes, la bloguera Pamela Montenegro, conocida como "La Nana Pelucas", fue asesinada en plena zona turística de Acapulco, cuando un grupo de sujetos armados irrumpió en el restaurante "A Todos los Santos", de su propiedad, a una cuadra de la costera y le disparó.

El fiscal del estado de Guerrero, Javier Olea, sugirió que el crimen de a mujer, que publicaba una página en Facebook llamada "Acapulco sin censura", estaría relacionado con el crimen organizado.

La situación en Acapulco no está desvinculada de la que rige en general en el estado de Guerrero, que figura en los primeros lugares del ranking de la rampante violencia que estremece al país desde hace 11 años desde que el gobierno lanzó la llamada "guerra contra las drogas" con apoyo de las Fuerzas Armadas.

En ese período, se contabilizan al menos 235.000 muertos y unos 33.000 desaparecidos, y el año pasado la cifra de homicidios alcanzó su nivel más alto en dos décadas, de acuerdo con fuentes oficiales.

Hace unos días también fueron asesinados dos sacerdotes católicos en una ruta de la ciudad turística de Taxco, Guerrero. (ANSA).